Literatura

“No se puede ser neutral ante situaciones de violencia de género”

Como dato, en Jalisco, el 72 % de la población ha experimentado violencia de género, ya sea psicológica, física, sexual, económica o patrimonial, esto de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)

Por Aletse Torres Flores / Zona Docs

“La educación puede ser un arma para combatir la violencia, pero no significa que esté exenta de que se ejerza violencia dentro de esta”, sentenció Lidia Macías durante el panel: “¿Y yo qué puedo hacer? Experiencias en torno al acompañamiento de personas que viven violencia por razones de género en las universidades”, realizado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara  (FIL).

En México, en los últimos años se ha visto un aumento consistente en los niveles de violencia de género; por ejemplo, en 2020, se registraron aproximadamente 359 manifestaciones contra la violencia de género, lo que representa un aumento del 76% con respecto al año anterior, esto con información de la ACLED

Frente a este contexto, esta mesa de diálogo tuvo como objetivo principal exponer el contexto al que se enfrentan les alumnes, así como las herramientas que han implementado y qué es lo que hace falta en los espacios universitarios para acompañar a las víctimas y sobremanera, prevenir la violencia en gener

LEE MÁS: FIL: Anuncia Culiacán su Primera Feria Internacional del Libro 2022

El panel formó parte de los eventos de la jornada de “Foro de identidades y diversidad sexual” y lxs participantes fueron: Lidia Macías, investigadora; Leticia Valencia, abogada; Félix López, investigador; Diego Gómez, psicólogo; y Essa Emiret Pacheco, estudiante y activista.

Al comienzo Lidia Macías, recordó que la violencia de género es cualquier acto violento o agresión ejercida contra cualquier persona o grupo de personas sobre la base de su orientación sexual, identidad de género o expresión de género. 

Para la investigadora es importante no olvidar que no sólo las mujeres sufren violencia de género, sino también las disidencias y, en ocasiones, los hombres que no cumplen con los estereotipos marcados por la sociedad. 

Así mismo, expresó que dentro de la educación también existe violencia, puesto que existen un conjunto de sistemas que la sostienen y permiten que se siga ejerciendo con total impunidad:

“No se tienen aún los mecanismos necesarios para combatirla, hay fallas en los que existen” manifestó Macías. 

LEE MÁS: Ofrece FIL “una radiografía al mundo trans”

Por otro lado, Diego Gómez compartió que se uno de los retos para poder acompañar a las víctimas, primero es “desconstruirse”; es decir, transformar aquellas ideas que repliquen las agresiones: 

“Aprendí a deconstruir mi persona y mi ser,  a comprender que aquella representación de quienes somos y cómo lo representamos impacta y no podemos ir por la vida con pensamientos peligrosos y violentos”. 

Siguiendo esta misma línea, Gómez cree que la colectividad puede ser clave para la solución del problema, puesto que al momento que las personas dejan de ser cómplices, y comienzan a intervenir, ocasionan espacios seguros y redes de apoyo. 

Essa Pacheco afirmó que la información acompañada del respeto puede combatir y erradicar la violencia. 

“Yo no sé ustedes, pero yo ya me canse de que la ignorancia sea la excusa perfecta para seguir violentando a las demás personas. Es momento de informar a las personas y señalarles sus agresiones” sentenció la estudiante. 

Desde lo legal, Leticia Valencia sugirió que los protocolos deben de modificarse e invitar a las víctimas para escucharlas y,  con ello, agregar las situaciones que no se hayan tomado en cuenta. 

En ello concordó, Lidia Macías quien señaló que el trabajo de las universidades es ampliar los mecanismos de denuncia, los protocolos que existen y sobre todo, optar por acciones que inviten a la prevención de la violencia.

Félix López, por su parte, agregó que el plantel de docentes debe de ser sensibilizado y capacitado en temas de violencia de género, esto con el propósito de evitar que se sigan replicando las violencias de forma sistemática y lxs docentes funjan como actores de cambio. 

Finalmente, los panelistas enlistaron una serie de acciones que pueden contribuir a la erradicación de esta violencia : 

  1. Construir espacios de diálogo para acompañar a las víctimas de violencia. 
  2.  Informar al alumnado sobre sus derechos humanos. 
  3. Generar espacios culturales sobre contenidos en materia de violencia de género, con el propósito de poner “sobre la mesa” el tema. 

LEE MÁS: FIL: ¿Por qué la Reforma Educativa no ha funcionado?

 “Comencemos a construir una nueva cultura, a acompañar de manera psicológica, de manera afectiva, a crear redes de apoyo y optar por la valentía de ver qué podemos hacer desde nuestra trinchera”  finalizó Leticia Valencia.

***

Este contenido fue publicado originalmente por Zona Docs, miembro de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Puedes consultar el original acá.

Telegram: http://t.me/RevistaESPEJO

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo