Ciudadanía

No repetición de “Culiacanazos”, exigencia unánime de Sinaloa después del 5 de enero

No olvidar, no callar, no encubrir, no engañar y no caer en excesos de confianza son demandas de máxima prioridad en estos momentos

El pronunciamiento de la Coordinación General del Consejo Estatal de Seguridad Pública refleja el sentir y las exigencias de los sinaloenses respecto a los hechos de violencia que marcaron a Culiacán y otras ciudades el jueves 5 de enero y que una semana después presentan secuelas como la percepción de ausencia de gobierno, debilidad del sistema de protección ciudadana frente a la alta delincuencia, y dudas respecto a afectaciones en la población del operativo militar que detuvo a Ovidio Guzmán López.

El organismo ciudadano retoma la preocupación generalizada en cuanto a si los gobiernos federal y estatal han dicho la verdad sobre los sucesos del segundo “Culiacanazo” ya que prevalece la información oficial a cuentagotas en lo referente al número de muertos y heridos, la intervención de la policía antinarcóticos de Estados Unidos, las acciones para garantizar los derechos humanos de la población civil pacífica y las labores de reparación de daños.

El otro aspecto de suma importancia que aborda la CGCESP tiene que ver con el otorgamiento de garantías de no repetición, “pues no es aceptable que cada vez que ocurra un operativo de esta magnitud, el territorio del estado sea tomado por la delincuencia”, punto central de cualquier estrategia federal y estatal dirigida a reponer la paz duradera y el permanente Estado de derecho en Sinaloa.

LEER MÁS: Exige el CESP desmantelar estructura financiera del crimen organizado

La sociedad sinaloense está convocada a manifestarse de manera civilizada en demanda de tranquilidad fundada en la fuerza del marco jurídico, expresándose en tal sentido a través de sus organismos empresariales y no gubernamentales, instituciones educativas, partidos políticos, medios de comunicación, comunidad académica, científica y cultural, y por supuesto desde cada individuo y familia.

No olvidar, no callar, no encubrir, no engañar y no caer en excesos de confianza son exigencias de máxima prioridad en estos momentos.

LEER MÁS: Saqueos, rapiña y anarquía social durante el segundo jueves negro

El reciente y repetido “jueves negro” dejó constancia de que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador sí puede combatir a la delincuencia organizada y que aparte del uso adecuado de la fuerza pública necesita también del despliegue de la tan propagandizada vocación humanista del actual régimen, agregándose al exitoso desempeño militar-policiaco la certidumbre de que prevalecerán las garantías constitucionales. La lección de Jesús María instruye a someter a los delincuentes a la justicia y al mismo tiempo mantener a salvo a los ciudadanos de bien.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo