Administración Pública

Va de nuevo: cuentas chuecas que el Congreso sí detecta, pero nunca sanciona

La mayoría de los alcaldes y titulares de los entes cuyos informes fueron rechazados ya no están en funciones

En plena era de rendición de cuentas parece inverosímil que dependencias estatales, municipales y organismos autónomos de Sinaloa continúan en desapego de las normas de transparencia y auditoría que están obligados a cumplir, lo que evidencia las resistencias a ser responsables en el manejo de recursos públicos dándole pauta a la opacidad que es el primer paso hacia actos de corrupción.

En la sesión del jueves 12 de enero la Comisión de Fiscalización del Congreso del Estado reprobó las cuentas públicas del ejercicio fiscal 2021 del Centro de Ciencias de Sinaloa, Hospital Civil de Culiacán, Instituto de Capacitación para el Trabajo de Sinaloa, Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores de la Educación del Estado de Sinaloa, Instituto Sinaloense de la Infraestructura Física Educativa, Servicios de Salud de Sinaloa, Fiscalía General del Estado, Instituto Electoral del Estado de Sinaloa y las juntas de agua potable y alcantarillado de Ahome, El Fuerte, Escuinapa, Guasave y Mazatlán.

Se ha vuelto costumbre que la información que se le hace llegar al Poder Legislativo resulte insuficiente para que los diputados avalen el gasto ejercido por entes estatales, municipales y órganos autónomos, y traduciéndose en cuentas poco claras que fortalecen la correspondiente desconfianza ciudadana en el manejo de las finanzas públicas, y la lamentable percepción de que entre más avanza la tendencia por la transparencia es mayor la capacidad de los funcionarios por evitarla.

LEER MÁS: Reprueban cuentas públicas 2021 de Ahome, El Fuerte, Choix, Guasave y Mocorito

En esta última jornada verificadora de la Comisión de Fiscalización destacan las juntas de agua de cinco municipios en refrendo del desorden administrativo como raíz de las complicaciones financieras de paramunicipales que caen en situación de quiebra y requieren del rescate del gobierno estatal.

Sirva esto de ejemplo para determinar que la deficiente rendición de cuentas es la matriz de la insolvencia económica porque no hay dinero que alcance cuando se hace uso irresponsable de los presupuestos.

LEER MÁS: Congreso reprueba cuentas públicas de Culiacán de 2021

En sesiones anteriores el ente legislativo revisor reprobó las cuentas públicas de 12 municipios al contener demasiadas irregularidades en la comprobación del gasto ejercido, volviendo a la dinámica de años anteriores donde las anomalías persisten y las sanciones correspondientes nunca llegan. Cabe mencionar que la mayoría de los alcaldes y titulares de los entes cuyos informes fueron rechazados ya no están en funciones y andan por allí libres y sin preocupaciones, como si sus desempeños hubieran sido ejemplares.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo