Violencia

Falsas alarmas evidencian trauma por violencia en culiacanenses

Amenazas de bomba como la que se vivió en Plaza Ventura en Culiacán, abonan a la incertidumbre que se vive posterior al jueves 5 de enero

La noche de este miércoles 18 de enero Culiacán vivió de nueva cuenta momentos de incertidumbre con una amenaza de bomba en Plaza Ventura, la cual, a pesar de resultar falsa, movilizó a elementos de protección civil y seguridad, además de revivir el miedo a la violencia aún presente tras los hechos ocurridos el pasado jueves 5 de enero durante la captura de Ovidio Guzmán López.

Fue alrededor de las 10 de la noche de este miércoles cuando se empezó a difundir información sobre el reporte de una amenaza de bomba en dicha plaza, lo que rápidamente movilizó a personal de seguridad e hizo que se evacuara a alrededor de 2 mil culiacanenses que se encontraban en el sitio y sus alrededores.

Pero, luego de revisar minuciosamente, las autoridades dieron a conocer que esto se trataba de una falsa alarma, como alrededor del 80 por ciento de las llamadas que se hacen al número de emergencias 911 en Sinaloa.

LEE MÁS: Por “Culiacanazo” la primera semana de enero incrementaron llamadas al 911

Al respecto, Jesús Bill Mendoza, director de Protección Civil de Culiacán, hizo un llamado a la población a no hacer ese tipo de bromas a los números de emergencia, pues además de echar a andar toda la maquinaria en materia de seguridad y prevención, también desestabilizan la tranquilidad de la sociedad.

“Desestabilizan un tanto la tranquilidad de los comensales, de la sociedad misma de Culiacán por este tipo de falsas alarmas”, lamentó.

Asimismo, recordó que en lo que va de la actual administración, ya han sido dos las falsas alarmas por amenaza de bomba en el municipio, la primera ocurrida a finales de julio del año pasado en las instalaciones del Poder Judicial Federal en Culiacán y la segunda ocurrida este miércoles en la mencionada plaza.

En Sinaloa, desde el 2022, se han reportado un total de 4 amenazas de bomba falsas, dos de estas ocurridas en Los Mochis, según reportó Víctor Cisneros, encargado del C4.

LEE MÁS: Antes del Culiacanazo 2.0, el 54% de culichis se sentían protegidos por los narcos

Al respecto, el psicólogo social, César Burgos Dávila, ha declarado que, sin un proceso previo en el que se escuche, reconozca, visibilice y dimensione la afectación de las personas ante la toma de la ciudad durante la captura de Ovidio Guzmán el pasado 5 de enero, será imposible que la sociedad retome su vida diaria como si nada hubiera pasado.

El docente de la Facultad de Psicología de la UAS mencionó que después de una jornada de violencia desbordante, la ciudadanía no puede volver a una vida normal así como así. “El trauma y el daño no es algo que se subsane de la noche a la mañana”, recalcó.

En ese sentido, Burgos Dávila reitera que antes que pensar en una reparación, tendríamos que pensar en la construcción de verdad desde el punto de vista, no de autoridades ni medios de comunicación, sino de las personas que lo vivieron.

LEE MÁS: “EL CULIACANAZO 2.0”: TREGUA PARA REFLEXIONAR

Hay que saber primero detectar cómo lo vivieron, cuáles son sus problemáticas, cuál es su nivel de afectación y cómo ellos se sentirían en una condición de paz y de tranquilidad”, concluyó.

Telegram: http://t.me/RevistaESPEJO

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo