Ciudadanía

“Polvo eres y en polvo te convertirás”

Este es un miércoles de ceniza atípico. Hay pocas personas formadas para que les “impongan” ceniza, uno de los actos de fe católica para reconocerse pecadores. Este año se atraviesa una situación distinta, hay una pandemia que aún no ha sido controlada, por lo que se han tomado medidas para evitar contactos físicos. Normalmente la […]

Este es un miércoles de ceniza atípico. Hay pocas personas formadas para que les “impongan” ceniza, uno de los actos de fe católica para reconocerse pecadores.

Este año se atraviesa una situación distinta, hay una pandemia que aún no ha sido controlada, por lo que se han tomado medidas para evitar contactos físicos.

Normalmente la ceniza es impuesta en la frente mientras el religioso dibuja una cruz con la ceniza de palmas de un año anterior, las mismas que se usaron para el rito del llamado “Domingo de Ramos”, cuando da inicio la Semana Santa.

Previo a eso se escucha a una persona recitar un pasaje bíblico y luego una reflexión que siempre gira entorno al reconocimiento de los pecados y de preparación a la Cuaresma, que es un periodo de 40 días de ayuno, penitencia y oración para los católicos.

Esta vez las bancas de los templos como Catedral tienen pocas personas y el rito se volvió más rápido. Las filas son con distanciamiento físico suficiente y el religioso espolvorea la cabeza del creyente tratando de dibujar una cruz.

“Polvo eres y en polvo te convertirás”, repiten quienes hacen esa “imposición”, mientras los creyentes contestan amén y se marchan en silencio.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas