Reflexiones

Malú Morales

Asesinato en casa de cervantes

Juan Eslava Galán, uno de los escritores más celebrados en letras Castellanas, nos conduce con gran ironía y sentido del humor, al siglo en el que Miguel de Cervantes escribiera Don Quijote de la Mancha

Tal pareciera que los libros más impactantes que he leído, se me aparecieran como por arte de magia, -más arte que magia- así sucedió con un libro único, inequívoco en su contenido; creado por el escritor-historiador español Juan Eslava Galán (1948) doctor en letras, quien hace gala de un arte narrativo provocador, divertido, didáctico, irónico e inteligente. Aproximadamente son 80 los libros que ha publicado y numerosos los premios que ha conquistado.

Con el atrayente título de MISTERIOSO ASESINATO EN CASA DE CERVANTES, Juan Eslava Galán nos entrega una historia escrita en castellano de la época de Miguel de Cervantes ¡del siglo XVII! Tiempos en que la nobleza española se entregaba a intrigas palaciegas. Con 41 capítulos, cada uno subtitulado, el primero nos revela: De la llegada del Pesquisidor con que da comienzo esta verdadera historia. Don Teodoro de Anuso, joven y distinguido hidalgo, llega a Valladolid a invitación de la Duquesa de Arjona con el fin de que, con sus dotes detectivescas, investigue un crimen que se cometió en plena puerta de la casa de don Miguel de Cervantes, a quien la duquesa admira por su genio como escritor. Cervantes y sus hermanas han sido encarcelados como sospechosos de la muerte de Gaspar de Ezpeleta que recibiera varias cuchilladas terminando sus días sin haber podido declarar el nombre de su ejecutor.

LEE MÁS: Nueva literatura sinaloense | No tendrás perdón de Sergio Ceyca

Haciendo gala de su ingenio, Teodoro de Anuso, se presenta como un joven hidalgo siendo su verdadera personalidad la damita Dorotea de Osuna, quien irá cambiando su vestimenta  según convenga a sus investigaciones. Informada por la duquesa de Arjona, comienza sus indagatorias entrevistándose con el alguacil que hiciera las detenciones. Lo encuentra en una taberna y después de invitarle varias jarras de vino, se entera de los acontecimientos y la detención de Cervantes y sus hermanas… don Miguel  ayudó alzando al herido, que no murió al instante ¡Confesión! ¡Confesión! pedía…llegó el cura con sus arreos, lo confesó y lo exhortó a bien morir fiado en la misericordia de Dios que acoge al arrepentido…detuvimos a Cervantes y a sus hermanas… el heridor… se evaporó en el aire.

Dorotea de Osuna, vestida elegantemente, acudía a la casa de la duquesa para informarle. Una noche, vestida de caballero, a la entrada de la casa que su protectora había dispuesto para ella, fue asaltada por dos ladrones. Dio la casualidad que pasaba por esa calle un personaje llamado Chiquiznaque, valentón a sueldo que esa noche la salvó y que sería su aliado, gracias a la paga generosa que esa noche se le retribuyera. En tanto, la duquesa ya había untado las manos de la justicia, para que Cervantes y su familia fueran liberados. Dorotea les hizo una visita demostrando su gran aprecio a la obra Don Quijote que andaba ya en boca de la fama. El autor recibió los elogios con gran modestia. Las averiguaciones de Teodoro o de Dorotea, según fuera necesario, se fueron desatando hasta involucrar a los grandes señores de la Corte. Varias veces se vio la muchacha asediada por galanes con fines de conquista fácil, de los que pudo escapar gracias a los polvos de dormidera que una hechicera le proporcionara para tales casos, siempre bajo la vigilancia de Chiquiznaque que recibía pródigas recompensas y muy satisfecho con ello, exclamaba ¡Voto a Belcebú y a los muertos pisoteados de Melanchón y a las carnes de los leones de Ocaña, señor don Teodoro…muchas gracias!

Las averiguaciones del Pesquisidor, le llevaron a encontrar pruebas de que el hombre asesinado, había mandado a matar, a su vez y sin éxito, al embajador Inglés, que a invitación del rey Felipe, había acudido a España a unos festejos. En tan macabros planes, Teodoro descubrió la participación del importante banquero don Renzo Grimaldo, Cónsul de Génova y poseedor de una carta que el asesinado llevaba consigo la noche de su muerte. Con la complicidad del hombre que lo protege, en su papel de hidalgo,  ambos se introducen al castillo del Cónsul para hacer un registro, después de utilizar los polvos de adormidera con los guardias. El encuentro de unas cartas cifradas fue lo único que se llevaron, además de algunas monedas de plata que el acompañante se empeñara en robar.

 ¿En qué terminaron las investigaciones de doña Dorotea de Osuna? Fue llamada y presentada ante un alto oficial de la Corte que le informó que desde su llegada a Valladolid, había estado bien vigilada en todas sus acciones. El oficial, escuchando las únicas razones de la damita basadas en su admiración por el autor de El Quijote, el mismo Superintendente se declara gran lector de la obra. La deja en libertad agradeciendo sus intervenciones. Lo único que pide Dorotea, es que cuando salga a la luz el verdadero asesino,  sea resguardado el honor y buen nombre de don Miguel de Cervantes Saavedra.

LEE MÁS: “Las mujeres están haciendo la literatura más provocadora”, Ernestina Yépiz

Juan Eslava Galán, uno de los escritores más celebrados en letras Castellanas, nos conduce con gran ironía y sentido del humor, al siglo en el que Miguel de Cervantes escribiera Don Quijote de la Mancha, del que, Tomás Salvador, uno de los tantos prologuistas de las tantas ediciones que ha tenido esta  ejemplar obra, comenta:  nunca la razón y la locura fueron sometidos a tan completo análisis… se trata de un libro divertido pero la suya es una diversión triste, amarga que duele en las entrañas…Quizá Cervantes  demuestre la ruina de la época, pero deja un bello ideal y una herencia fabulosa.

Juan Eslava Galán, es un imperdible escritor Español que juega con la historia de manera divertida, culta y  didáctica.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo