Reflexiones

Eduardo Ortiz Dávila

Bad Education: Una estafa vuelta película

Cory Finley es cuidadoso con lo que propone, ya que el filme no cae en manías del mismo género que distan de presentar eventos reales y rodearse de clichés.

Hablar de una de las mayores estafas en el sistema educativo de Norteamérica nos remite hacia el año 2002 al colegio Roslyn de Long Island, N.Y., junto a la presencia del superintendente Frank Tassone y la administradora Pamela Gluckin por el robo y malversación de 11 millones de dólares.

Basado en el artículo del New York Magazine: The Bad Superintendent, por cuenta de HBO, tenemos el nuevo filme de Cory Finley que recientemente recibió dos nominaciones para los premios Emmy dentro de las categorías Mejor Película para Televisión y Mejor Actor en Serie Limitada o Película para TV; sin más, hablamos de Bad Education.

Con el antecedente de estar basada en eventos reales, Bad Education maneja un equilibro entre la relevancia de la historia, la manera en cómo es presentada y las grandes actuaciones de Hugh Jackman y Allison Janney.

Al ir desarrollando la historia, logramos percibir dentro del guión momentos que son claves para relatar el suceso. Dentro de este camino, el tono de misterio y la presencia de personajes dan un acierto para generalizar el conflicto y lograr sentir empatía dentro de las situaciones.

Una vez expuesto el tema principal, el filme tiene la agilidad para invitar al espectador para sentirse parte de la historia. En este sentido, la presencia de cualquier pista o evento que sirva para dejar en claro los motivantes de los personajes, son aciertos para la cinta puesto que se prepara un cierre crucial ante circunstancias presentes en la historia.

Cory Finley es cuidadoso con lo que propone, ya que el filme no cae en manías del mismo género que distan de presentar eventos reales y rodearse de clichés. Los aciertos de la dirección y el guión crean las bases para presentarnos un drama que también resulta entretenido y que además sobresale por el tema que propone. Mencionando a Hugh Jackman y Allison Janney puede destacarse la habilidad al llevar sus personajes, pues formando parte del problema principal, se cuenta con el acierto al ofrecer una actuación que se menciona por sobresaliente.

Contando con cada uno de los comentarios anteriores, Bad Education reúne elementos que logran ubicarla como una de las propuestas de películas para televisión con mayor relevancia de este año.

En contextos actuales, la fuerza que ha adquirido el servicio de streaming ha logrado posicionar a filmes comerciales e independientes bajo la mirada del público; por esto es que hoy en ESPEJO te recomendamos Bad Education.

Disponible en HBO Go, no se la pierdan.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo