Reflexiones

Leónidas Alfaro Bedolla

Carlos Pellicer: un canto que celebra el mundo

CARLOS PELLICER CÁMARA, nació el 16 de enero de 1897 en Villahermosa Tabasco. Fue un poeta sensible, recio de carácter, se identificó y luchó por los campesinos, las causas sociales y el medio ambiente; defendió con enérgica decisión la selva y el mar.

Carlos Pellicer estudió en la Escuela Nacional Preparatoria de México, hizo estudios en Bogotá Colombia donde se distinguió por sus inquietudes organizando un frente de estudiantes. Se desempeñó como maestro de literatura en escuelas Secundarias, fue un periodista acucioso, objetivo y respetado por la agudeza de su crítica. Se distinguió también como promotor cultural, se especializó en museografía; fundo el museo de La Venta en Villahermosa Tabasco, el de Hermosillo, Sonora, el Frida Khalo y el Anahuacalli. Ejerció la diplomacia y llegó a ser Senador de la República.

Pero fue su quehacer poético lo que le dio más relevancia a su vida. Se le considera como uno de los más brillantes poetas por su creatividad de alto registro. En la primera mitad del siglo XX, alternó y se distinguió entre figuras como: Javier Torres Bodet, Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Gilberto Owen, Bernardo Ortiz de Montealban, entre otros. A diferencia de todos ellos, juglares muy destacados, Carlos Pellicer se inclinó por una poesía metafísica centrada en la conciencia, en la exuberancia del paisaje natural y sus elementos: el aire, el viento, el fuego. De ahí que la crítica no considere racionalista su poesía, sino más bien un canto que celebra el mundo. A continuación una breve muestra:

MOMENTO MARINO

Cae el sol vertical y el nervioso cristal

de las ondas se ofusca y parece que reta

a las flechas de luz que combaten al sol.

SIN TÍTULO

Palmas profundas se abanican lentas con principesco orgullo.

Gravedades de su soledad de ancianos. Somnolientas hipnotizan

las verdes soledades.

Una soberbia de solemnidades regias de cara el occidente.

A tientas se iba el día entre las sombras. Conscientes se

han quedado unas rojas vanidades

Eran nubes muy altas…Eran nubes, Y le digo a mi alma: ya no

incubes ideas crepusculares. Tienes veinte años en esta vida…

mira cuanto oro tiene ya el cielo… ¡Falta tanto para pensar así!

Sueña, sueña y presiente…

El siguiente, es un poema sin nombre que escribió el poeta en sus inicios en el año de 1917. Me parece propio para esta ocasión.

La tarde iba a morir. Sobre las olas el Sol,

una mirada postrera envío; cerró los parpados…

ya sus colores de luz abrían los astros cuando murió.

Gabriel Zaid, comenta: Carlos Pellicer compartió optimismo cristiano de sus maestros de la generación del Ateneo, especialmente, el impulso creador y abierto al mundo de José Vasconcelos, de quién fue secretario. Pudiera ser llamado un poeta de la Revolución, junto con López Velarde, Alfonso Reyes, Gutiérrez Cruz, Renato Leduc, Maples Arce, así como se habla de Novelistas de la Revolución.

Hoy, 16 de enero de 2022, en Villahermosa Tabasco se le rendirá un sentido, a la vez que merecido homenaje, con motivo del 125 aniversario de su nacimiento, y es muy posible un reconocimiento a su portentosa obra poética. El Presidente Andrés Manuel López Obrador quién considera a Carlos Pellicer, cómo El más grande de los Tabasqueños, informó en la mañanera que estaría presente, pero debido a que convalece de covid, no le será posible.

Fuente de información: wikipedia

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo