Reflexiones

Sociedad Botánica

¡Cómete todo! ¿Sabías que la comida echada a perder contamina?

En 2019 estimó un índice de desperdicio de alimentos de 931 millones de toneladas a nivel mundial, de los cuales 61 % provino de hogares

Por: Biól. M. C. César Sosa

De acuerdo a la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), se estima que en el mundo se desaprovechan anualmente alrededor de 1300 millones de toneladas en alimentos para consumo humano, los cuales podrían alimentar a 2000 millones de personas.

Los alimentos que se pierden o desperdician, al descomponerse, liberan gases de efecto invernadero, los cuales representan de un 8 al 10 % de las emisiones mundiales, contribuyendo así al calentamiento global.

LEE MÁS: Directorio de organizaciones ambientalistas en Culiacán

De acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en 2019 estimó un índice de desperdicio de alimentos de 931 millones de toneladas, de los cuales 61 % provino de hogares, 26 % del servicio de alimentos y el 13 % restante del comercio minorista como supermercados o pequeños almacenes, siendo así, los hogares con la mayor generación de desperdicio de alimentos.

En cuanto al desaprovechamiento de alimentos, este puede ser de dos tipos: La perdida y desperdicio. La pérdida se refiere a la disminución en la calidad de los alimentos desde los procesos de cosecha, almacenamiento y transporte. El desperdicio se refiere a los restos o sobras que se desechan en hoteles, restaurantes, hogares, etc.

Por lo tanto, los factores que propician el desaprovechamiento de estos alimentos se enlistan principalmente en:

  • Deterioro de alimentos: Almacenamiento inadecuado y falta de visibilidad en los refrigeradores, alimentos parcialmente utilizados y necesidades alimentarias mal calculadas.
  • Preparación excesiva: cocinar demasiada comida y desechar las sobras.
  • Confusión en la etiqueta de fecha: no leer las fechas de caducidad o las leyendas de “Consumir preferentemente antes de…”
  • Compra excesiva: las compras de alimentos por impulso incitadas por las promociones u ofertas.
  • Mala planificación: no hacer una lista de compras basadas en un plan de alimentación.
  • Comidas de improviso: comer en restaurantes hacen que la comida en el hogar se balla quedando almacenada al punto de deteriorarse.

De lo anterior, se recomiendan algunas de las medidas para disminuir el desperdicio en casa:

  • Revisar lo que tienes en la despensa y tomar en cuenta las fechas de caducidad.
  • Comer lo que está a punto de caducar para evitar el deterioro y desperdicio de los alimentos.
  • Planificar la despensa para 15 días, número de personas y no excederse en productos perecederos.
  • Usar primero los productos perecederos usar la comida sobrante en el almuerzo o la cena.
  • Deja que tus invitados en reuniones se sirvan solos para evitar servir de más.
  • Terminar las sobras antes de cocinar algo nuevo.
  • Si te sobran alimentos y no los vas a consumir, considera la opción de donarlos.
  • Si el desecho es inevitable, puedes realizar una composta.

LEE MÁS: Letras Sustentables | Contaminación ambiental, otro jinete apocalíptico, parte 2.

¿Te gustaría conocer más de este y otros temas relacionados con el medio ambiente? Acércate al equipo de Investigación Científica de Sociedad Botánica y Zoológica de Sinaloa IAP, quienes con su experiencia en el mantenimiento de Jardín Botánico Culiacán, Parque Ecológico y otras áreas verdes de la ciudad, te asesorarán para crear una armonía entre naturaleza y ser humano.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo