Reflexiones

Óscar Fidel González Mendívil

Complot Covid

Cuando estamos frustrados por la confusión que genera el exceso de opiniones y datos sobre el origen, prevención y tratamiento del Covid-19, tendemos a buscar explicaciones que encontramos atractivas porque colman nuestro sesgo cognitivo.

Diario del conspirador, marzo 19 de 2020. Los epidemiólogos me temen, he visto su verdadero rostro. Primero supimos que él lo había creado, después que lo había patentado, hoy se confirman sus planes. Biohackinfo.com descubrió que el millonario Bill Gates implantaría certificados digitales en seres humanos para saber quién se hizo la prueba para detectar al coronavirus y, además, quién fue vacunado. ¿Nos quieren controlar o qué?

Diario del conspirador, abril 19 de 2020. Dejé la oficina a medianoche convencido de que millonarios como Adrian Veidt están detrás de todo. La verdad ha salido a flote. Algunas personas en Reino Unido prendieron fuego a las torres de transmisión de la señal de los teléfonos celulares, pues saben que la tecnología 5G está relacionada con la propagación del coronavirus. ¿Creen que somos estúpidos?

Diario del conspirador, abril 27 de 2020. He mirado el abismo tanto tiempo, que la llegada de un patriota me llena de ánimo. Hoy, el científico francés Luc Montagnier confesó que el Covid-19 fue creado en un laboratorio y que dentro del coronavirus alguien insertó genes del Sida. ¿Por qué nos quieren matar?

¡Pinche Filiberto! Siempre terminas por tragarte todo el embuste. Eres crédulo y manipulable. La receta sigue funcionando. Ni Bill Gates va a implantarnos nada, ni la 5G propaga el Covid-19 y las afirmaciones de Montagnier no tienen sustento, por muy premio Nobel que sea.

¿Por qué nos creemos esas cosas? Porque somos humanos. No hay nadie inmune a ser irracional de vez en cuando. Todas las personas tenemos sesgos cognitivos, o sea, ideas locas, pensamientos ilógicos que nacen al interpretar la información que tenemos a la mano sobre una cuestión. Es un rasgo evolutivo del ser humano que surge de la necesidad de hacerse pronto un juicio sobre algo urgente y tomar una decisión inmediata.

Cuando te enfrentas a una situación donde la información no te satisface, no resuelve tus dudas, o es tan abundante que no podemos procesarla toda, buscas la explicación en otras opiniones y datos, aunque sean ilógicos o inconexos, y básicamente escoges aquellos que encajan con tu sesgo cognitivo, aquellos que te laten.

A ello añade que estamos programados para buscar causas que producen resultados negativos, con el propósito de evitarlos y disminuir riesgos. Esto es parte de lo que se conoce como sesgo de negatividad. Dedicamos más recursos cognitivos a buscar explicaciones de por qué salen mal las cosas que a averiguar por qué salieron bien.

Casi siempre buscamos culpar a algo o alguien de lo que sale mal. Por eso es fácil acusar a Bill Gates o a la 5G o a los genetistas de un laboratorio, por la aparición y propagación del Covid-19, que entender que le va a tomar un tiempo a los científicos encontrar explicaciones sólidas que calmen la inquietud de nuestras dudas.

Cuando estamos frustrados por la confusión que genera el exceso de opiniones y datos sobre el origen, prevención y tratamiento del Covid-19, tendemos a buscar explicaciones que encontramos atractivas porque colman nuestro sesgo cognitivo. Y una vez que alguien se convence de haber encontrado la verdad, entramos en el sesgo de confirmación. Será muy difícil hacerle cambiar de opinión.

Toma por ejemplo el caso de la polémica por los cubrebocas que tantos apuros han hecho pasar a las autoridades sanitarias. Por eso no es sorpresa encontrarnos tanta gente sin esa protección en la calle, que anda como si nada, a pesar de que las últimas publicaciones científicas afirman que sí se necesita el cubrebocas para combatir la propagación asintomática del Covid-19.

Y es que a estas alturas Filiberto, muchos decidimos no usarlo porque preferimos que la naturaleza siga su curso, total, las cosas naturales son menos peligrosas que las cosas creadas por el ser humano, aunque igual nos maten. Estamos valiendo madre Filiberto, estamos valiendo madre.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo