Reflexiones

Redacción Espejo

¿Comprar cerveza o prepararnos para el desempleo y pobreza extrema?

El Banco Mundial estima que la economía global se desplomará cerca del 5% en 2020, pegándole duro a las posibilidades de progreso que requerían de financiamiento rápido y con tasas blandas para poder salir adelante.

Más allá de decisiones que se van por la tangente en la atención y solución de la emergencia de salud pública derivada del nuevo coronavirus, como es el hecho de abrirle a los sinaloenses los puestos de venta de cerveza, a los gobiernos federal y estatales les urge centrar los esfuerzos en anticiparse a la crisis de desempleo, pobreza y cierre de empresas que muestra rasgos devastadores con efectos directos en millones de familias y centros laborales que pierden inclusive las posibilidades de resistir.

Se extravía el orden de las prioridades en la actual alerta sanitaria a la cual le viene enseguida la alarma del hambre, la pérdida del poder adquisitivo y la desesperación que activarán otros males de carácter ilícito. El Banco Mundial previene que debido a la pandemia de Covid-19 alrededor de 60 millones de personas caerían en situación de extrema pobreza en el planeta y ello requerirá de programas sociales con inversión multimillonario, precisamente cuando las finanzas públicas se complican más de la cuenta.

Y, añadiéndole a esto los datos del INEGI que exponen que antes de que el Sars Cov-2 llegara a México se registraban 2 millones de desempleados y 31 millones de personas en el empleo informal, el Banco Mundial estima que la economía global se desplomará cerca del 5% en 2020, pegándole duro a las posibilidades de progreso que requerían de financiamiento rápido y con tasas blandas para poder salir adelante.

Además, por si le faltara tensión a la situación que enfrenta México al seguir reportando un crecimiento del número de infectados y decesos por el nuevo coronavirus, el país se distrae en diferencias políticas y se aísla de la ayuda internacional. El mismo Banco Mundial informa que ha realizado operaciones con más de 100 naciones donde habita el 70% de la población, poniendo a disposición de éstos financiación por el orden de 160,000 millones de dólares para encarar los impactos económicos, sanitarios y sociales.

En esto deberían de estar preocupados y ocupados los gobernantes de México y los estados para detener en lo más posible la otra crisis que golpeará a todos y que poco a poco se empalma con la emergencia en salud, encendiendo luces rojas que resultarán difíciles de apagar si a los sectores económicos únicamente se les da un manual de prevención sanitaria, pero no los créditos y el apoyo del Estado que son cruciales en definir si avanzamos a la reactivación económica o en el intento nos hundimos en más pobreza y desesperanza. ¿O resulta más importante para el gobierno garantizarle el suministro de cerveza a la población?

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo