Reflexiones

EDITORIAL

Coronavirus y violencia: más de 12 mil víctimas en marzo-abril

En marzo y abril de 2020 fueron asesinadas 6 mil 98 personas en el país, un número muy cercano a las 6 mil 510 muertes que el Gobierno Federal reporta a consecuencia del Sars Cov-2.

Los decesos por coronavirus y los homicidios dolosos compiten en cuestión de generar preocupación y zozobra, casi empalmándose ambas amenazas en un México que ha ensayado fórmulas fallidas contra la incidencia criminal y también presenta estrategias malogradas en la atención a la pandemia, que es la que mayormente inquieta a la población. Como dice el dicho, los males nunca vienen solos, aunque sean las impericias las que remarcan los acompañamientos funestos.

De acuerdo a datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en marzo y abril de 2020 fueron asesinadas 6 mil 98 personas en el país, un número muy cercano a las 6 mil 510 muertes que el Gobierno Federal reporta a consecuencia del Sars Cov-2 con corte al 21 de mayo, mientras que el mismo bimestre registra en Sinaloa 134 asesinatos y los fallecimientos por coronavirus ascienden a 344 hasta el jueves de la semana en curso.

A nivel nacional los indicadores oficiales reflejan el crecimiento de la violencia, con 338 homicidios dolosos más que en el mismo período de 2019, igual que en Sinaloa al romperse la tendencia mensual a la baja y reportarse 5 víctimas más en relación a marzo y abril del año pasado, lo cual echa abajo la eventualidad de que la actividad delictiva esté en descenso durante la actual emergencia sanitaria.

El irrefrenable proceder de la delincuencia y la persistente propagación del nuevo coronavirus ponen a los gobierno federal y estatal no frente al dilema de cuál de las dos dificultades atender sino en la coyuntura de hacer uso de las capacidades y voluntades que se requieren al tratarse de salvar vidas humanas en riesgo por la enfermedad y al mismo tiempo combatir sin tregua a las organizaciones criminales que insisten en convertirse en el poder fáctico.

Aunque Sinaloa no aparece dentro de los 5 estados de México con mayor violencia, de cualquier forma persisten los ataques de grupos armados contra pobladores de zonas específicas que se convierten en sucesos de alto impacto y que junto a fenómenos como las desapariciones forzadas no dan para echar las campanas a vuelo en lo referente a paz pública. En otro frente no menos letal, el Covid-19 pone a prueba al aparato de salud pública, siendo éste un desafío que tampoco soporta a instituciones doblegadas y socialmente cuestionadas.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo