Reflexiones

Malú Morales

Dos ciudades y una guillotina

Lo valioso de esta historia es la manera en que Dickens va perfilando la transformación de un pueblo socavado, hambriento y desposeído por la nobleza imperante.

¿Por qué leer a Charles Dickens? ¿por qué recrearse con la obra de un autor que escribió en la segunda mitad del siglo XIX?…¿Leer a ese escritor inglés autodidacta e hipersensible que narró el comportamiento de la sociedad  Victoriana de su tiempo en los sagrados territorios de la literatura?

Podríamos argumentar varias razones: Quizá porque sus escritos se enriquecieron del sufrimiento, aquel que lo marcó por la explotación laboral que padeció de niño, o porque protestaba públicamente contra la pena de muerte, o tal vez porque luchaba en beneficio de las prostitutas, o por su inmensa percepción que tenía de los oprimidos, los enamorados, los desposeídos…razones sobran para enterarse de lo que Charles Dickens plasmó en una obra que hoy en día puede resultar de mucha actualidad:”Oliver Twist”, “David  Copperfield”,  “Grandes esperanzas” o su novela cumbre “Historia de dos ciudades”, a la cual quiero referirme :

El libro fue escrito en 1859 y comienza así:

Era el mejor de los tiempos y el peor; la edad de la sabiduría y la de la tontería, la época de la fe y la de la incredulidad, la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación (…) era una época parecida a la actual que  alguna de sus autoridades más vocingleras insistían en que, para bien o para mal se le tratara sólo en grado superlativo.

 Desde ahí, Dickens ya nos está previniendo de lo que vamos a encontrar en esta su obra de gran contenido histórico y social.  La historia se desarrolla en dos países: Inglaterra y Francia y en las ciudades de Londres y París. La primera simboliza la paz y la tranquilidad y la segunda la agitación, la inconformidad y el  hartazgo. Cuando imperaba la monarquía en los dos países, cuando los caminos eran lodazales transitados por carruajes o a caballo, cuando los reyes vivían en la opulencia y el pueblo apenas tenía que comer, cuando el abismo social era tan profundo como quizá aún lo sea en alguna parte del planeta. La palabra clave que mueve a los personajes y los llevará a situaciones que cambiarán su destino, es  RESUCITADO.

Pues resulta que el doctor Alexander Manette es el resucitado, ya que acaba de salir de la terrible cárcel de la Bastilla, en París, después de haber permanecido encerrado 18 años incomunicado y despojado de su familia y sus bienes a causa de una denuncia de personas de la nobleza en un afán por mantener en secreto sus inconfesables conflictos familiares. El Dr. Manette cumple su condena y es entregado a uno de sus antiguos criados, ya que se considera  no tener familiares que lo reclamen.  Él ignora que tiene una hija de 17 años que ha sido cuidada por su nana y a la que le es revelada la existencia de su padre, por un alto funcionario de un banco que le ha protegido sus escasos bienes. El encuentro del exconvicto con su hija se da gracias al banquero que ayuda a trasladarlos a Inglaterra en donde el doctor, gracias a los cuidados amorosos de su hija, va recuperándose poco a poco y vuelve a ejercer la medicina. Lucía Manett vive para su padre y su nuevo hogar, al que sólo tiene acceso el viejo banquero como único amigo con que cuentan. Charles Darnay es un personaje que pertenece a la nobleza francesa pero que vive en Inglaterra con otra personalidad, deseoso de ocultar su origen noble al avergonzarse de sus antepasados.  Conoce a Lucía, se enamoran y se casan formando un hogar en el que reina la paz y el amor. Darnay recibe una carta de París que le envía un antiguo sirviente de su familia que  le ruega lo visite; el noble joven se traslada a su lugar de origen en el que se está gestando la revolución que derrocaría a la monarquía. Quienes organizan los movimientos rebeldes son  los antiguos trabajadores, obreros, campesinos y gente del pueblo. Al llegar a parís, Charles es apresado con la sospecha de que pertenece a la nobleza. La incapacidad política del rey Luis XVI y la enorme desigualdad imperante provocan la rebelión de un pueblo hambriento ante la consigna de LIBERTAD, IGUALDAD, FRATERNIDAD O MUERTE;  es cuando se desata una frenética persecución hacia la nobleza, la iglesia y altos mandos que desencadena en la aplicación de la pena de muerte por la guillotina. El esposo de Lucía Manette es llevado a una mazmorra para ser juzgado y en su caso llevado a la pena de muerte. El doctor Manette, su hija y su fiel amigo el banquero se trasladan a París para tratar de salvar al joven, pero los revolucionarios enardecidos y erigidos en líderes de apresurados juicios, no aceptan razones haciendo caso omiso a su calidad de ingleses y la sentencia para guillotinar al reo… es irrefutable.

Lo valioso  de esta historia es la manera en que Dickens va perfilando la transformación de un pueblo socavado, hambriento y desposeído por la nobleza imperante. Se ha mencionado mucho la actitud de la reina María Antonieta que al enterarse de que el pueblo no comía pan, ella contestó “pues que coman pasteles”. .. De ese tamaño.

Dickens era un mago para hilvanar historias que alentaron a una conciencia social. Supo perfilar a sus personajes con toda y su cáscara humana: opresores-generosos-sufridos-valientes-malvados, para conmover al lector con sus magníficos relatos.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo