Reflexiones

Óscar Fidel González Mendívil

El rincón del conspirador | El fin del mundo, parte mil y dos

Es probable que nuestra realidad, la percepción personal que cada uno tiene de su entorno cotidiano, se transforme, modifique y altere todos los días, de tal manera que no sea una locura decir que el mundo termina y renace con más frecuencia de lo que creemos.

El mundo siempre se está acabando. El apocalipsis está a la vuelta de la esquina cada año. Ya sabes, el libro de las revelaciones, cuatro jinetes, siete ángeles tocando sus trompetas por turnos terroríficos, la cólera de dios. ¡Ay sí, espántame panteón!

Hace veinte años fue lo mismo. El general comandante de la IX zona militar, por instrucciones del gobierno federal, citó a todos a una reunión urgente para atender el gravísimo problema mundial que se avecinaba la noche del 31 de diciembre de 1999.

Se nos venía encima el año dos mil y todos pensaban que el planeta entraría en crisis porque las computadoras serían incapaces de reconocer el nuevo guarismo así que se reiniciarían o se bloquearían con resultados catastróficos.

Ante la emergencia, el alto mando nos declaró en permanencia. Por supuesto que nada pasó y la Tierra siguió girando sobre su eje y rotando alrededor del Sol. Nada de Skynet y las computadoras destruyendo el mundo. Todo normal.

Es probable que nuestra realidad, la percepción personal que cada uno tiene de su entorno cotidiano, se transforme, modifique y altere todos los días, de tal manera que no sea una locura decir que el mundo termina y renace con más frecuencia de lo que creemos.

Tal vez quienes lo captaron mejor fueron los vikingos. Llamaron Ragnarok al fin del mundo. La historia se encuentra registrada en la Edda Menor, la cual relata el momento en que los dioses mueren y el mundo se destruye. Thor cae envenenado después de que lo muerde la serpiente Jörmungandr antes de ser muerta por el dios y Odín es devorado por el lobo Fenrir, hijo de Loki.

Pero ese no es el final. Tras la destrucción renace la vida. Una pareja de humanos se salva, Líf y Lífprasir, también sobreviven los hijos de Thor, Vali y Vídar, Balder, hijo de Odín, regresa de los muertos para regir el destino de todos. El mundo sigue, como siempre.

Traiga lo que traiga este 2021, podemos estar seguros de algo, la vida prevalece.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo