Reflexiones

Óscar Fidel González Mendívil

El Rincón del Conspirador | La amnistía que viene

Lo más probable es que la amnistía no sea tan rápida ni tan extensa como sus promotores esperan.

Desde este 11 de febrero el Congreso de Sinaloa aprobó la Ley de Amnistía del Estado de Sinaloa. Ya el 22 de abril de 2020 se había publicado la Ley de Amnistía federal en el Diario Oficial de la Federación. La amnistía consiste en terminar por anticipado, en ciertos casos, la condena impuesta a un delincuente o el proceso en el cual se le acusa. Esto significa, para quien fue sentenciado a prisión, quedar en libertad. La amnistía sólo puede ser concedida por un Congreso (federal o estatal) a través de una ley.

En el caso de Sinaloa, la amnistía beneficia a todas las personas sentenciadas o en proceso penal, por alguno de los siguientes delitos o circunstancias: 

  • Aborto, cuando sea cometido por la madre o personal médico.
  • Robo simple, sin violencia, con pena de 5 años o menos.
  • Narcomenudeo, cuando sea cometido por persona en situación de pobreza, que pertenezca a una comunidad indígena o haya sido sin fines de venta.
  • Delitos cometidos por personas que pertenezcan a un pueblo o comunidad indígena, que no les hayan respetado el derecho a un debido proceso, si actuaron en defensa de su tierra o se encontraban en situación vulnerable.
  • Sedición, es decir, resistir o atacar a la autoridad en forma tumultuaria, siempre y cuando no se hayan empleado armas de fuego, ni se hayan producido muertes, lesiones graves o actos de terrorismo.

Para obtener la amnistía, la persona interesada, sus familiares o los organismos públicos de derechos humanos deben solicitarlo a la Fiscalía General, la cual también puede hacerlo de oficio. Además, dentro de los 60 días después de publicada, el Gobernador debe integrar una Comisión para coordinar, facilitar y vigilar la aplicación de la Ley de Amnistía.

Por desgracia, el mecanismo para solicitar y tramitar la amnistía no es claro.

La aprobación de Ley de Amnistía en Sinaloa es un acto simbólico de justicia social que beneficia a los miembros de grupos vulnerables cuyas condiciones los obligaron a cometer un delito. Pero en la realidad, lo más probable es que la amnistía no sea tan rápida ni tan extensa como sus promotores esperan, debido a lo confuso de sus procedimientos y a la indefinición de tareas detalladas y específicas de los órganos involucrados

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo