Reflexiones

EDITORIAL

Fin de la fase 3 del Covid-19: triunfalismo en la derrota

A partir del próximo lunes entrará a operar el semáforo epidemiológico que establecerá cuáles regiones del país inician la reactivación económica y social.

México se dispone a experimentar con el ordenamiento presidencial de “Nueva normalidad” precisamente cuando la pandemia de coronavirus reporta indomable la incidencia, con 9 mil 144 decesos y 81 mil 400 casos acumulados, de los cuales 16 mil 315 están activos y hay 36 mil 131 sospechosos, según los datos del Gobierno Federal que son puestos en duda por instituciones y organizaciones nacionales e internacionales.

A partir del lunes próximo, fecha que el presidente López Obrador ha determinado para que concluya la fase 3 de la emergencia sanitaria nacional, entrará a operar el semáforo epidemiológico que establecerá cuáles regiones del país inician la reactivación económica y social conforme el nivel de afectación que reporten.

A pesar de que el tránsito hacia una fase que se supone de menos contagios y más certidumbre sanitaria tendría que motivar mejores expectativas en la población, el ánimo colectivo prosigue estancado en la incertidumbre al percibir que el paso a dar está calculado por motivaciones políticas y no en cuestiones científicas ya que el mismo subsecretario Hugo López-Gatell, quien ha llevado la batuta de las acciones contra el coronavirus, avisa que las muertes por Covid-19 podrían llegar hasta 30 mil en México.

Está a la vista que para el Gobierno Federal existen bastantes realidades con las que está maniobrando según amanezca el día o las ganas del presidente para tumbar una e imponer otra, pero para los mexicanos sólo hay una y no es precisamente nueva: le corresponderá a la sociedad, no al gobierno, tomar decisiones que subsanen los errores que los políticos fomentan conforme lo determinan sus intereses.

Más allá de semáforos endémicos, del capricho de mostrar “domado” al coronavirus, o de la mentira de que vamos saliendo de la pandemia cuando la propagación dice lo contrario, queda en manos de cada mexicano y de cada sinaloense desde lo individual, familiar, sectorial o lo común, proseguir en la lucha contra el virus Sars Cov-2 hasta derrotarlo en su letal capacidad de contagio y menoscabo de la vida en general. A partir del 1 de junio el Estado cantará victoria de una cruzada todavía no ganada y los ciudadanos, como ha sido siempre, debemos librar solos las difíciles batallas que vienen.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo