Reflexiones

Alejandro Luna Ibarra

Golpe a la burocracia sindical; el SNTE sí tendrá que reformar sus estatutos

El documento de la secretaria del trabajo parece haber logrado un punto medio entre las partes que pedían, por un lado, primero el cambio de la dirigencia nacional y después las seccionales, y la parte oficial que se negaba a modificar sus estatutos y pretendía tener el control absoluto del proceso de elección…

Por indicaciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde Luján, envió al SNTE un documento en el que “propone” las directrices que se deberán seguir para que su proceso electoral interno sea “equitativo y democrático”. En el documento destaca que la SEP no debe intervenir en el proceso e instruye a la dirigencia del SNTE para que modifique su reglamento y estatutos ya que el artículo 8 del reglamento y artículo 41 de los estatutos establece que para ser miembro de la directiva sindical (seccional o nacional) deberá “haber desempeñado un cargo de representación sindical”, lo cual contraviene los dispuesto en el artículo 358 de la Ley Federal del Trabajo.

El artículo 358 de la Ley Federal del Trabajo es aplicable los trabajadores regidos por la Ley Federal de Trabajadores al Servicio del Estado, que rige a los maestros, con base en su artículo 11, que señala que: “en lo no previsto por esta ley o disposiciones especiales, se aplicarán, supletoriamente, en su orden, la Ley Federal del Trabajo, el Código Federal de Procedimientos Civiles, las leyes del orden común…”

El documento señala que la SEP debe dar facilidades para desarrollar la elección y no tener injerencia en el proceso y comprometerse a tomar medidas para evitar que se utilicen vehículos, equipo, materiales, recursos o personal de la dependencia para apoyar candidatos.

Indica también que se debe implementar un micrositio en la página del SNTE para presentar a los candidatos, así como sus permisos para ausentarse de sus labores para ser candidatos.

Entre otras cosas, el documento de la STPS propone garantizar las boletas, urnas y casillas suficientes, así como un lugar de votación accesible a los trabajadores con condiciones necesarias para que los trabajadores emitan su voto de forma libre, pacífica, ágil y segura, sin que puedan ser coaccionados de forma alguna.

Indica que no se deben permitir el acceso de celulares, cámaras y mochilas al lugar de emisión del voto, entre otras medidas, y que posterior a la jornada deben publicarse los resultados en la página de internet y en los lugares previamente definidos, las boletas y actas deberán resguardarse, así como difundirse el número de votantes y porcentaje de participación.

El documento enviado al SNTE puso fin a la discusión en torno a la validez de reglamento de elección de dirigentes del SNTE generada desde fines del año pasado entre el dirigente nacional del sindicato, Alfonso Cepeda Salas y diversas expresiones de la oposición magisterial y en torno a la cual se emitieron recomendaciones del Congreso de la Unión para que se acataran las disposiciones legales aprobadas por esa legislación en materia laboral.

Incluso, la discusión llegó a instancias del poder judicial a partir de que una escuela de baja california obtuvo una suspensión provisional de amparo contra el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje para invalidar los efectos de los acuerdos del 49 Consejo Nacional del SNTE en que se aprobó el reglamento de elección de directivas sindicales.

El documento de la secretaria del trabajo parece haber logrado un punto medio entre las partes que pedían, por un lado, primero el cambio de la dirigencia nacional y después las seccionales, y la parte oficial que se negaba a modificar sus estatutos y pretendía tener el control absoluto del proceso de elección asegurando que, para ser dirigente sindical, era obligatorio haber desempeñado un puesto de elección sindical previamente, lo cual funge como el principal candado para garantizar la permanencia de la actual burocracia sindical en el poder.

Se queda Cepeda pero sin los seccionales

Así, con la propuesta avalada por el presidente, se permite la continuidad de la actual dirigencia nacional, encabezada por Alfonso Cepeda, hasta el 2024, pero se limita la permanencia y el control de la burocracia sindical en los procesos de elección seccionales en los estados. Es decir, se respetarán los tiempos de elección, pero abre la posibilidad del surgimiento de una nueva generación de líderes en todo el país, desvinculados a la vieja casta burocrática enquistada en el poder del SNTE por más de tres décadas.

Hasta el momento, el dirigente nacional no ha hecho ningún pronunciamiento al respecto, pero la instrucción es muy específica: Modificar estatutos y reglamento de elección de directivas sindicales y organizar un proceso de elección “equitativo y democrático”, por lo que quedarán sin efecto las convocatorias emitidas antes del confinamiento por la pandemia y tendrán que emitirse nuevas una vez que se realice la modificación estatutaria.

Fuera manos de la SEP

Llama la atención también en el documento la referencia al papel de la SEP en los procesos de elección de directivas sindicales indicando que deberá tomar medidas para evitar la injerencia y/o el uso de recursos y personal en favor de algunos candidatos, lo que abre la posibilidad de la impugnación, incluso, de la anulación de elecciones, en el caso de que se demuestre la injerencia de funcionarios y el uso de recursos para favorecer a candidatos.

En el caso de Sinaloa se han empezado a documentar casos de injerencia de funcionarios de la SEPYC en favor de los candidatos oficiales, que serían presentados en su momento, en función de que ya se había emitido la convocatoria para el cambio en la sección 27, sin embargo, habría que ver si éstos son aceptados ya que las evidencias deben ser durante el proceso y éste será reeditado.

27: nuevas alianzas y candidatos

Ante una nueva convocatoria habrá que registrar nuevos candidatos y es probable que haya algunos cambios al respecto, ya que la experiencia del proceso suspendido a raíz de la pandemia había arrojado ya algunos indicios de la predisposición al voto, por lo que las expresiones sindicales estarían considerando hacer algunos cambios. Algunos estarían valorando nuevas alianzas en función de la correlación de fuerzas y otros, incluso, cambiar al candidato ante la poca influencia que el candidato propuesto había logrado en las bases.

53: el reto de la oposición

En la sección 53, mientras tanto, donde la oposición ya ha logrado anclarse en el ánimo y el pensamiento de los maestros, se abren nuevas posibilidades para los aspirantes –ahora todos pueden ser candidatos, sin tener que haber tenido un puesto sindical—, pero deberán tener cuidado ante el riesgo de la pulverización, pues la parte oficial que ha estado intentando infiltrarlos, boicotearlos y dividirlos desde el principio, encontrará mejores condiciones para lanzar varias planillas para dividirlos. Ahí el reto ya no es lograr el mejor discurso crítico (ahora eso está de moda), sino la capacidad de organización, gestión y articulación de una nueva propuesta sindical concreta que represente el sentir y el pensar de los maestros, y no los sueños, intereses y aspiraciones políticas de los dirigentes.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo