Reflexiones

Leónidas Alfaro Bedolla

Juicio a ex presidentes | La aplicación de la ley

Cómo se haya planteado la pregunta, amigos, eso es lo de menos; lo importante es votar por el SÍ o por  el NO.

Se trata de que los mexicanos, esta vez, decidamos si hemos de considerar si los ex presidentes y todos los funcionarios de los sexenios de 1988 al 2012, que cometieron actos fuera de la ley, han de ser llamados ante las autoridades para ser juzgados. La respuesta debe ser simplemente SÍ o No.

Con la intención de ser claro en mi análisis, antes que todo, debo decir que de acuerdo con el desarrollo de los últimos acontecimientos de cambio que se han venido dando en nuestro país. Estimo que el pueblo ya juzgó, ya dio su veredicto en cuanto a la actuación de cada uno de los ex presidentes, y la enorme cantidad de funcionarios corruptos, y demás maleantes, algunos con pantalla de empresarios o profesionistas que se adhirieron para saquear durante 30 años las arcas y bienes de la nación, entiéndase bienes del pueblo. Quiero dar a entender, que no está en discusión o duda, la culpabilidad, sino la aceptación o no del juzgamiento o más claro: la aplicación de la ley. Sobre este último punto, mi opinión es que sí deben, los representantes de la ley de este país, aplicarla. Es justo porque fue mucho el daño que causaron, frustraron muchos proyectos, detuvieron el avance de la economía nacional y con ello el de la sociedad. Cometieron cientos de asesinatos de líderes populares, entre los más conocidos: Luis Donaldo Colosio y Maquío Clouthier,  así, cegaron las ilusiones de millones de mexicanos honestos que desde aquellos ayeres ansiaban los cambios para avanzar, pero no, el lugar de eso, coartaban la legalidad de la democracia y de forma descarada y brutal, se robaban las votaciones.

También es importante que en la aplicación de la justicia, se incluya “el pago” de los daños, lo pongo entre comillas, porque hay  daños que nunca podrán ser pagados, como es el caso de la humillación, y aquellos chacales humillaron a los mexicanos al entregar a extranjeros bienes y recursos, e incluso, se ufanaron de llegar a la cúspide de la deshonra al aceptar ser incluidos en sus empresas como viles lacayos, demostrando de paso la pobreza de sus estimas. Importante es también se les exija la devolución de lo robado, e incluso me parece justo, se les decomisen las ganancias que les han producido las fortunas robadas.

Si esto ocurre, el gobierno de AMLO estará dando una muestra más contundente a favor de la justicia, los millones de mexicanos que ya estamos convencidos de su gran acierto como Presidente, le estaríamos eternamente agradecidos porque esos recursos vendrían a fortalecer todos los programas sociales, así como las obras que están en proceso, son el pivote para ratificar ante los ojos de los incrédulos que la transformación del país es real, y por último, ante la opinión mundial sería también un ejemplo. ¿Y por qué no? Un golpe a la galopante corrupción que envuelve al orbe.

Uno de los cambios que más aprecia la mayoría, es que día a día, el presidente Andrés Manuel López Obrador, en sus conferencia mañaneras informa sobre los aconteceres del país, sean estos de la índole que sean, incluso sobre los yerros que se cometen en su administración, o por aquellos gobernantes que pertenecen al partido que lo llevó al poder. Este hecho diario de información, es por demás creíble y contundente porque se hace ante los medios, cuyos representantes hacen preguntas e incluso réplicas, es decir, son preguntas y respuestas de ida y vuelta.

Los medios de difusión, cuyos dueños, no todos pero sí su mayoría, estuvieron al servicio de los gobernantes corruptos de quienes nunca denunciaron sus atrocidades, al contrario, siempre estuvieron reverenciándolos, era pues, medios y prensa al servicio de aquellos maleantes. Y ahora, que Amlo les ha retirado sus privilegios y chayotes, han armado junto con aquellos, un frente perverso y hostil que arremete día a día en contra del gobierno federal; pero son tan marcadamente serviles y falsos, que el pueblo ya no les cree, y el efecto que están logrando sus diatribas es completamente el contrario: AMLO cada día convence más.

Algunos comentan que esto de la pandemia, es una macabra estrategia para eliminar a los rucos, entre los que me encuentro desde hace ya ratito, y que el fin más importante era eliminar todo vestigio de dignidad. Es algo un tanto cuanto inverosímil, ¿no les parece? Pero quiero decirles que muchos de los que nacimos a mediados del siglo pasado, décadas 40, 50s. Tuvimos la oportunidad de haber tenido maestros de primaria, que nos inyectaron algo muy especial y contundente para que creciéramos con fortaleza de espíritu: Valores. Respeto a los adultos, a los niños, a las mujeres, amor a la patria y, un sentido profundo y amplio de lo que es la honradez. Muchos de aquellos viejos que mamamos esas enseñanzas, las difundimos y es por eso que millones de mexicanos conservamos aún esa fortaleza.

Por el amor a la familia y México. Votemos SÍ.

A mis dos lectores: Compas, levántense temprano e inviten a su familia y amigos y vayan a votar.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo