Reflexiones

Mexicanos Primero Sinaloa

La escuela en tiempo de coronavirus

Hoy vivimos una realidad tan “irreal” que si hace algún tiempo nos hubieran adelantado un poco de la historia, muchos no lo habríamos creído. Esta pandemia ha venido a cambiar nuestro entorno de la forma en que lo conocíamos, rutinas, trabajo, relaciones familiares, amistades, y por supuesto la forma en que nuestros niños y jóvenes aprenden.

Hoy más que una opinión quiero externar mi más profundo reconocimiento a toda la comunidad educativa: autoridades, docentes, estudiantes, madres y padres de familia.

Hoy obligados por una situación inédita no tenemos aulas, pero tenemos en cambio, una comunidad educativa volcada desde cada contexto y posibilidades, enfocando cada uno de sus esfuerzos y habilidades para lograr sacar adelante este enorme desafío.

 Es increíblemente alentador ver y escuchar historias sobre maestras que hacen sus clases en video para poder seguir compartiendo conocimiento a sus alumnos; madres que apilan cantidades de copias con trabajos de sus hijos para entregarlos cuando así les sea posible; un profesor de educación física que manda una rutina de ejercicio fácil de seguir en casa; un niño que envía un correo con su tarea y donde además, no pierde oportunidad de contarle a su maestro cuanto extraña sus clases y a sus compañeros.

Definitivamente estamos ante la posibilidad de valorar más que nunca la educación, la asertividad y cercanía de las autoridades, la labor y entrega de los maestros, el entusiasmo de los alumnos y por supuesto el esfuerzo y respaldo de los padres, HOY nos damos cuenta de que la escuela en tiempos de coronavirus y ante cualquier otra adversidad no se limita a un edificio o a un salón de clases, la escuela SOMOS TODOS.

Cuando todo esto termine hemos de salir fortalecidos y habremos aprendido cosas que quizá nunca pensamos aprender, de mayor relevancia, más significativas y con más valor. Sin temor a equivocarme, seguramente seremos personas más agradecidas, más empáticas, con mayor sentido de solidaridad y responsabilidad social.

Cuando todo esto pase, demos ese apretón de manos a la maestra o al maestro que acompaña a nuestros hijos en su proceso de aprendizaje, abracemos fuerte a esa mamá que hizo su mejor esfuerzo con las complicadas tareas de matemáticas, escuchemos atentamente el camino que han de marcar las autoridades para mitigar los efectos de estos días.

Tomando en cuenta que Sinaloa es el segundo lugar en tasa de mortalidad nacional a consecuencia del COVID-19, aprovecho la oportunidad para hacer un llamado a la sociedad a generar consciencia y asumir el distanciamiento social para evitar el contagio; de igual forma, a las autoridades para que no escatimen en tomar las medidas preventivas que sean necesarias para evitar mayores riesgos.

Sigamos pues haciendo lo que nos toca para que pronto retomemos nuestra vida de forma habitual y podamos también regresar a nuestras escuelas, por lo pronto hoy yo #mequedoencasa.

*Keyko Miranda es directora de asuntos jurídicos en Mexicanos Primero Sinaloa.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo