Reflexiones

Sociedad Botánica

La flecha que cambió la vida de Romeo

Mientras haya una persona buscando hacer daño a los animales, habrá mil que luchen por protegerlos.

Por Genessys Berrelleza

Milagrosamente, el perrito sobrevivió a un ataque en el cual un objeto atravesó su cuello. El can era callejero, no tenía a nadie quien pudiera atender sus heridas, o mínimamente, darle unas caricias que lo hicieran sentir que todo estaría bien.

Cuando se ve a un perro callejero con heridas, se dice que son originadas por peleas con otros perros, pero en esta ocasión, el cuello del noble animal no tenía ni mordidas ni rasguños, sino una flecha.

Una fundación fue la encargada de dar con el perrito, que sufría dolor físico, causado por la herida; y dolor emocional, causado por la traición de un humano, especie en la que él confiaba, ya que los vecinos de la colonia donde el perrito deambulaba solían acercarse a él para alimentarlo.

Fue trasladado rápidamente al veterinario, donde fue atendido y posteriormente se le realizaron estudios para descartar posibles secuelas ocasionadas por la flecha. El can se dio cuenta de que no todos los seres humanos son iguales, de nuevo volvía a sentir el calor humano que lo cuidaba, lo protegía y le daba su propio nombre: Romeo.

Mientras Romeo se recuperaba satisfactoriamente de una intervención quirúrgica para reconstruir sus tejidos y músculos, toda una comunidad se unió a su caso, apoyándolo y exigiendo justicia. El can poco a poco recobraba sus fuerzas, comenzaba a comer y beber agua; su actitud era dócil, pero a la vez, valiente y positiva.

El 29 de octubre, la vida le dio una nueva oportunidad a Romeo presentándole a su nueva familia, la cual no podía esperar para darle un hogar y mucho cariño, y que además, con anterioridad había adoptado a otro perrito de la fundación.

La historia de Romeo tuvo un desenlace feliz, sin embargo, no siempre es así. Lamentablemente, muchos animales, callejeros, o no, son atacados por la crueldad humana generándoles daños irreversibles o incluso la muerte.

Mientras haya una persona buscando hacer daño a los animales, habrá mil que luchen por protegerlos. Alguien que maltrata a un animal es merecedor de una sanción severa, para eso, es importante que la sociedad denuncie con pruebas auténticas a los responsables.

La conservación de la biodiversidad no solamente consiste en preservar la flora, sino también la fauna, para que, de esta forma, la Tierra se encuentre en el mejor equilibrio. Respetemos la vida animal y seamos los seres humanos en los que Romeo y otros perritos puedan volver a confiar.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo