Reflexiones

Sociedad Botánica

Las lamentables acciones de los humanos

Recuerda que al hacerle daño a un animal, esa agresión estará hablando de ti y de tus valores como persona.

Por Genessys Berrelleza.

Ellas habían sido invitadas por sus amigos pasar un día divertido.

El avanzado embarazo de una la hizo dudar en asistir, sin embargo, pensó que esa reunión sería algo positivo para su estado. Por su parte, la otra, quien tenía un espíritu explorador, estuvo emocionada desde el principio, le encantaba salir, a veces la estadía en su casa no la dejaba sacar toda su energía.

El bebé que esperaba una de ellas la hacía tener movimientos pausados, pero con ayuda de la otra, lograron llegar juntas a la casa de sus amigos.

Arribaron, el agotamiento físico de tener un pequeño cuerpo dentro de ella la hizo sentarse para descansar. La personalidad libre de la otra no podía esperar para salir y explorar la ciudad, aún así, se quedó en la casa para acompañarla en su reposo.

La futura madre expresó que no habría ningún problema si la otra se adelantaba a salir, ella podría alcanzarla después, cuando su cansancio cediera. Sus amigos entonces decidieron dividirse, dos se quedarían en casa con ella y dos saldrían con la otra.

Minutos después de que el primer grupo saliera de casa, los inevitables antojos del embarazo comenzaron a llegar, ella preguntó si podrían regalarle un bocadillo, sus amigos asintieron con una particular sonrisa en su rostro. Se dirigieron a la cocina y regresaron con un plato con piña.

Mientras tanto en la calle, la otra sonreía al ver cada detalle, había cosas que conocía y otras que no, pero para ella todo resultaba hermoso. Ellos la invitaron a descubrir un lugar nuevo, el río. Ella aceptó con gusto.

Al llegar, sus amigos le pidieron que se acercara a la orilla para que observara algo más de cerca.

El fuerte sonido que causaron los explosivos dentro de la boca de la que sería una futura madre se escuchó hasta el río, y antes de que la otra pudiera reaccionar, sintió cómo fue empujada.

Salió a la superficie con una respiración repentina, pidió ayuda sólo para ver cómo sus amigos la grababan con su teléfono y se reían sin cesar.
Ella nadó para poder salir de ahí, pero un cocodrilo se acercó lentamente. Ella pudo ver sus fauces abriéndose antes de que todo se volviera negro.

Ambas pertenecían al reino animal, se trata de la elefanta embarazada y la perrita que fueron cruelmente asesinadas por humanos.

Actualmente tanto la flora como la fauna enfrentan graves riesgos para sobrevivir; sin embargo, si hablamos específicamente de los animales, además de sufrir la pérdida de sus hábitats naturales, también son víctimas de actos irracionales como el maltrato y el tráfico ilegal, que pueden llegar a terribles casos de asesinato. Estos factores traen como consecuencia la disminución de la biodiversidad, y por ende, la extinción de numerosas especies.

Los animales forman parte de la comunidad ecológica y por lo tanto cumplen papeles tan importantes como la polinización, la dispersión de semillas, el control de plagas, entre muchos otros; y representan valores éticos, culturales, educativos y científicos, que han ido de la mano con el desarrollo de la humanidad y su evolución.

Desde hace algún tiempo, Sinaloa cuenta sanciones para agresores de animales domésticos, el castigo va desde meses hasta años de prisión. El hecho de que legalmente se proceda solamente para animales domésticos, no quiere decir que se deba maltratar a los silvestres, también muchos de ellos se encuentran protegidos por leyes mexicanas e internacionales.

Al igual que los humanos, los animales también merecen ser respetados y amados sin importar su color, género o tamaño.

Recuerda que al hacerle daño a un animal, esa agresión estará hablando de ti y de tus valores como persona.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo