Reflexiones

Alejandra Maytorena Güémez

Las plantitas, vida esencial en el hogar

Como alternativa, miles optaron por comprar plantas de interior que les permitieran llevar vida a sus casas para transformarlos en un hogar o bien, desarrollar un pasatiempo que permita relajarse al tiempo que se mejoran los espacios.

Previo a la pandemia era extraño pasar mucho tiempo en casa, ya que en la mayoría de los casos las actividades cotidianas nos mantenían apartados de nuestros hogares por una fracción significativa de nuestro día a día. Priorizar la cercanía de las viviendas de nuestros lugares de trabajo o estudio era bastante común, sobre todo en las grandes ciudades, incluso si se debía sacrificar espacio o conceptos estéticos.

Con la llegada del COVID-19 esa situación se transformó: millones nos vimos en la necesidad- y la oportunidad- de transformar nuestra rutina para trabajar o estudiar desde casa sin preocuparnos por desplazarnos. Fue hasta ese momento que muchos caímos en cuenta de que nuestras viviendas no eran un hogar, simplemente un destino al cual llegábamos para dormir y asearnos antes de regresar a la oficina o la escuela al día siguiente.

La cuarentena se presentó como algo disruptivo que nos regresó a la incertidumbre que habíamos olvidado gracias a la disponibilidad inmediata de información.  Su llegada conllevó situaciones extremas para la salud mental: desde soledad prolongada y forzada hasta la convivencia obligatoria en todo momento con personas a las que ya no acostumbrábamos a tratar por tanto tiempo.

Ante esta situación, algunos optaron por conseguir mascotas que les ofrecieran compañía y afecto, además de entretenimiento… pero esta no es una opción para todos: los animales requieren cuidados constantes y un nivel de inversión considerable lo cual, aunado a la incertidumbre sobre el regreso a la normalidad, disuadió a algunos potenciales dueños de mascotas.

Como alternativa, miles optaron por comprar plantas de interior que les permitieran llevar vida a sus casas para transformarlos en un hogar o bien, desarrollar un pasatiempo que permita relajarse al tiempo que se mejoran los espacios. De igual manera, sus propiedades purificadoras del aire han posicionado a las plantas como unas de las grandes ganadoras de la pandemia, aunado a las creencias sobre sus propiedades energéticas.

Se ha demostrado que cuidar y observar constantemente plantas en el interior de los hogares reduce los niveles de estrés, mejora el estado de ánimo y aumenta la capacidad de concentración y, por ende, la productividad.

En el mismo sentido, la visión de flores y plantas contribuye a la liberación de endorfinas, las cuales aumentan la sensación de bienestar y de energía positiva. Es por eso que se había comenzado a incorporarlas en oficinas e, incluso, en centros de salud. Esta tendencia había tardado en reflejarse en las viviendas, pero la pandemia aceleró de manera definitiva este proceso.

La tendencia de adquirir plantas de interior llevaba varios años en aumento constante pero lento, sobre todo liderada por las nuevas generaciones que los consideran esenciales del hogar. Sin embargo, no se había alcanzado el repunte en este sector que ha experimentado a raíz de la pandemia. 

Lo que antaño se consideraban simples elementos de decoración se convirtió en una tendencia para sobrellevar el aislamiento y embellecer los espacios con color estética natural al tiempo que se recuperaba un poco del sentido de comunidad que tanto nos hace falta en el distanciamiento social. Junto con la tendencia de adquirir plantas, se observa un creciente interés por conocer cómo cuidarlas y propagarlas adecuadamente, por lo que ha habido un aumento tanto en la oferta como en la demanda de cursos que satisfagan dichas necesidades.

Las redes sociales no han quedado fuera: cada vez más personas incorporan a las plantas en las distintas plataformas; desde Facebook hasta TikTok, constantemente ofrecen información sobre estos seres vivos o incluso su venta online.

El impacto de esta tendencia ha sido tal, que muchas tiendas de plantas y viveros han visto su oferta agotada por lo que señalan como uno de los auges más importantes para su sector de los años recientes con hasta 75% de aumento respecto al mismo periodo en años anteriores, vendiendo a una mayor velocidad de la que pueden cultivar. Adicionalmente, se ha percibido un cambio en las demandas de los clientes: por un lado, se observa una mayor preocupación por los cuidados y necesidades de la planta antes de adquirirla y, por el otro, se han utilizado como regalos para fortalecer nexos con nuestros seres queridos a los que no podemos ver presencialmente.

Las plantas son excelentes compañeras en un hogar: las hay en infinitas variedades y para todos los gustos. Puedes encontrar una que se adapte a las características físicas de tu hogar y a tu disponibilidad de tiempo sin mayor problema, además que muchas de las tiendas han incorporado una calificación a sus ejemplares de acuerdo con la facilidad de cuidarlos y mantenerlos sanos, lo cual facilita elegir de manera informada a la nueva inquilina de nuestra casa.

En lo particular, me recuerdan a diario la importancia de ser constante y precisa en los cuidados que les otorgo, me regalan una hermosa sensación de triunfo cada vez que, después de meses de atenciones, me sorprenden con un tierno brote o una delicada flor. Lo mejor de todo es que no debemos preocuparnos por descuidarlas una vez regresemos a la rutina, porque una vez que incorporas su cuidado a tu rutina, es sencillo seguir haciéndolo.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo