Reflexiones

Eduardo Valdez Verde

Lástima, era suya….y la dejó ir

Primero los pobres, sí, pero esos pobres requieren trabajo y no dinero regalado, porque ante la amenaza del desempleo, el Gobierno no podrá solo.

El popular cronista de futbol, Enrique “El Perro” Bermúdez ha hecho famosa una frase para definir un error garrafal de algún jugador frente a la portería rival: “La tenía, era suya…¡¡y la dejó ir!!”.

Esa misma frase podemos aplicarle al Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien este domingo tuvo todo a su favor para anotar un golazo frente a los mexicanos tan preocupados por la crisis sanitaria y económica. Tan ávidos estamos de buenas noticias, que confiamos en que algo bueno se anunciaría este domingo. Que ahora sí el Peje no nos iba a fallar

Pero no. El tabasqueño la tenía, era suya, ¡y la dejó ir!

Cuando todos esperábamos un plan bien estructurado para hacerle frente a la crisis económica que ya está encima a causa del Covid-19, optó por darnos una versión descafeinada de “la mañanera”, en un desierto patio del Palacio Nacional.

Lo que vimos el domingo fue una especie de informe lleno de buenas intenciones pero vacío de realidad. A ritmo semi lento, muy alejado del ritmo acelerado que la situación demanda.

AMLO optó por seguir la misma línea. La que ya le conocemos. Primero los pobres, austeridad republicana, recorte de sueldos y hasta de aguinaldos a funcionarios públicos, menos gasto a publicidad oficial y otros puntos que pueden ser buenos, pero que no alcanzan para resolver el tamaño de problema que tenemos encima.

Se olvidó de las empresas grandes, medianas y pequeñas que son las generadoras de empleo y que esperan una tabla de salvación para no ahogarse.

Primero los pobres, sí, pero esos pobres requieren trabajo y no dinero regalado, porque ante la amenaza del desempleo, el Gobierno no podrá solo. Como quien dice, no le alcanzarán los vivos para enterrar a los muertos (perdón por esta frase macabra en estos días).

AMLO pudo haber hecho un llamado a la uni dad de los mexicanos en estos momentos de crisis; pudo llamar a un pacto nacional sin importar colores o partidos, pero de nuevo optó por dividir al país entre malos y buenos, ricos y pobres, liberales y conservadores. De nuevo salieron sus fobias y los fantasmas del pasado que sólo existen en su mente y que le impiden mirar hacia el futuro.

Ni una sola referencia a sectores como el turismo, las maquiladoras, las armadoras de autos o las miles de empresas familiares que han tenido que cerrar y que claman apoyos fiscales o créditos a mediano y largo plazo.

De nuevo la terquedad de sostener proyectos cuestionados como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas o el aeropuerto de Santa Lucía.

Nadie puede estar peleado con apoyar a los que menos tienen, ese es un punto a su favor, pero no a costa de ignorar a quienes se la parten todos los días para generar empleos. Primero los pobres, sí, pero se olvida de que en México también hay clase media (baja y alta) que requiere apoyos para salir adelante y seguir produciendo, generando empleos y pagando impuestos.

López Obrador tuvo este domingo la oportunidad para plantarse frente al país como el hombre de estado que se requiere, pero la cancha le quedó muy grande.

Lástima, era suya….y la dejó ir | El análisis de Eduardo Valdez Verde

LIBRETA DE APUNTES

EL Gobernador Quirino Ordaz y los alcaldes ya no pueden estar tratando de convencer a los sinaloenses de que se queden en casa, sólo enviando mensajes en Facebook o twitter. Se requiere el uso de la fuerza pública o de plano la gente seguirá burlándose de la autoridad y jugando con una situación que ya es de alto riesgo.

 –Dan entre pena ajena y coraje aquellos funcionarios públicos que en su afán de figurar y llevar agua a su seco molino, difunden imágenes de la entrega de despensas u otros apoyos a personas de escasos recursos.

 entrelí[email protected]

Twitter: @yahoo.com.mx

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo