Reflexiones

Dr. Xicoténcatl Vega Picos

Letras sustentables | Réquiem para el Carpintero Pico de Marfil y el Carpintero Imperial

Estos dos carpinteros son o eran primos hermanos. Mientras que el Carpintero Imperial deambuló entre pinos y encinos de la sierra mexicana desde Sonora a Michoacán, el Pico de Marfil se encontraba entre los bosques de madera dura de los pantanos del Sureste de Estados Unidos y parte de Cuba.

Hace ya algunos años, tantos que no me acuerdo dónde fue la reunión en Estados Unidos, asistí como invitado y a participar en una conferencia sobre el Carpintero Pico de Marfil (Campephilus principalis), esto porque unos meses antes, que tampoco me acuerdo la fecha, pero fue en diciembre, hacía un “frillazo”, un grupo de compañeros de trabajo habíamos estado buscando el Carpintero Imperial (Campephilus imperialis) en la Sierra Madre Occidental. Ocho o 10 días sin bañarnos por andar entre los pinales, sin comentarios en referencia a los olores, pero pues quién se quería bañar en arroyos congelados.

Estos dos carpinteros son o eran primos hermanos. Mientras que el Carpintero Imperial deambuló entre pinos y encinos de la sierra mexicana desde Sonora a Michoacán, el Pico de Marfil se encontraba entre los bosques de madera dura de los pantanos del Sureste de Estados Unidos y parte de Cuba.

LEE MÁS: Día Mundial de las Aves Migratorias: Los flamencos regresan a la capital de Kazajistán

En ese tiempo estaban de moda estos carpinteros debido a que se escuchaba el rumor de que el carpintero gringo lo habían visto unos meses antes. Las noticias sobre un avistamiento, derivado de una foto rápida y por ende borrosa, que tomó un “kayakero” en los pantanos de Arkansas, de lo que podría ser el Carpintero Pico de Marfil causó revuelo y derivó en una búsqueda exhaustiva que mantuvieron en secreto por un tiempo aquellos que sabían sobre esto. Es más, creo que en ese tiempo vinieron a El Palmito, Concordia, quienes lideraron esa búsqueda, el Dr. John Fitzpatrick y su equipo de investigadores del Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell, quienes publicaron “Ivory-billed Woodpecker (Campephilus principalis) Persists in Continental North America” (SCIENCE* 3 Jun 2005 Vol 308, Issue 5727 pp. 1460-1462•DOI: 10.1126/science.1114103).

La publicación se basó en diversas observaciones realizadas por ornitólogos, quienes lo observaron, fotografiaron y filmaron entre los meses de febrero a marzo de 2004. Todo a la distancia y borroso, pero fue más que suficiente para corroborar la existencia de este individuo (o varios).

Los involucrados en esta investigación, cuando hablaban de este proyecto, lo referían como “Elvis” en honor al cantante rockero Elvis Presley, quien nació en Memphis, Tennessee, sitio en donde también habitó este carpintero. En México al Carpintero Imperial los Náhuatl lo llamaban Cuahtotomomi, los Rarámuris le decían Cumecócari y los O´dam, que eran los Tepehuanos del Sur, le decían Uagam. Los españoles le pusieron “pito real”.

LEE MÁS: Sinaloa presenta un gran número de aves migratorias afectadas por el cambio climático

Coincidentemente alguien nos envió una foto de un carpintero posado en un pino cerca de Mexiquillo, Durango, en unas cabañas. Desde luego que sabíamos que no era el Carpintero Imperial, era el Carpintero Pico Plateado (Camphephilus guatemalensis), pero nos ganó la vagancia y nos enfilamos a la sierra. Lo único que encontramos fueron una serie de cultivos, muy pero muy redituables, que hasta un grupo de empresarios los cuidaban con mucho esmero, tanto que hasta traían armas de largo alcance. También nos dejaron algunas buenas caminadas con las consecuentes molidas, hambres viejas, entre otras, pero del Carpintero Imperial ni sus luces.

El pasado 29 de septiembre el Servicio de Caza y Pesca de los Estados Unidos decidió excluir al Carpintero Pico de Marfil de la lista de especies amenazadas, junto con otras 22 especies más, esto se da en base a una rigurosa investigación para declararla “extinta”. Algunos investigadores no pierden la esperanza, estoy seguro de que seguirán con su búsqueda, pero para el gobierno de ese país ya es oficial.

LEE MÁS: Las aves migratorias y su paso por los humedales sinaloenses

En México, salvo los diversos ejemplares que se encuentran en las frías gavetas de museos, el carpintero imperial también ya fue declarado extinto. Existe un video filmado por William Rheiun, un dentista, cerca de Durango, quien observó y filmó a una pareja de estas majestuosas aves en 1954, dos años después un indígena le mostró un ejemplar que acababa de matar. También se dice que una persona de nombre Tinker mató en 1975 a un ejemplar cerca de un poblado llamado “Estrellita”. Este es el último registro de esta ave.

El video es lo único que documenta algunas de las características propias de esta ave que, al igual que su pariente norteamericano, ocupaba de árboles maduros en su ciclo de vida, el Imperial pinos y el Pico de Marfil bosques de “madera dura” (hardwood forests). En Estados Unidos quedan manchones de este tipo de bosques, mientras que en México los bosques de pino-encino maduro ya son parches que no le dan conectividad.

No soy malinchista ni nada, pero creo que de estas dos especies es menos factible el encontrar a la especie mexicana, por diversas razones, el caso es que por ahora debemos de incluirlas en el listado de especies que alguna vez deambularon en la faz de la tierra. Esperemos que la lista no tenga un crecimiento más rápido y se implementen acciones para su conservación.

https://aaves.com.mx/
[email protected]

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo