Reflexiones

Dr. Xicoténcatl Vega Picos

Letras Sustentables | Concesiones en el manejo de la basura

Si se habla de la posibilidad de una concesión municipal no nos asustemos. Al final del día estamos pagando dinero para enterrar dinero.La basura o los desechos se puede reintegrar o reciclar en diversos productos. Todo kilogramo que se utilice de nuevo es una ganancia ambiental pues son recursos naturales que son aprovechados.

Imaginemos que nos quedamos sin el servicio de recolección de basura por diez días durante los cálidos meses de verano de nuestra ciudad. Diez días en donde se acumularon bolsas llenas de basura, tiradas frente a su casa o en la esquina, o en algún contenedor, eso sí, bien amarradas. Creo que en menos de cinco días cualquier ciudad colapsaría. Tan sólo en Culiacán estaríamos hablando de 5 mil toneladas de basura en las banquetas o calles. En promedio generamos mil toneladas por día. Un mundo de basura.

Sigamos. Las bolsas que se encuentran a ras de piso, al tercero o cuarto día, podría ser desde el primer día, ¿por qué no?, estarían expuestas a que sean despedazadas por algún animal rastrero como ratas, ratones, cucarachas, mosquitos, moscas o gatos o perro callejeros en busca de alimentos.

Seguimos de imaginativos. En el cuarto día nos llovió a cantaros, toda la noche.

LEE MÁS: Residuos sólidos en Sinaloa | ¿Dónde va a parar la basura que se genera en el estado?

Las bolsas siguen fuera de la casa, amanecieron estilando agua. Podríamos también decir que mucha de esa basura fue arrastrada por los arroyos y toneladas de ella quedaron en las alcantarillas. La ciudad se inunda durante las lluvias subsecuentes, pues las alcantarillas no pueden con el gasto de agua. ¡Están tapadas! Familias afectadas por casas inundadas, carros arrastrados por los arroyos urbanos, perdidas materiales por doquier.

Como el departamento de recolección de residuos sólidos municipales podría estar involucrado en el desasolve y limpieza de las alcantarillas pluviales, entonces podemos seguir expuestos a otra inundación. Recordemos que se encuentran en paro laboral.

Veamos otra hipotética situación. Ahora hablemos de zoonosis y de enfermedades transmitidas por insectos.

Se tiene disponibilidad de alimentos y espacios para esconderse. Las condiciones propicias para la reproducción de las ratas y ratones caseros. Un segmento importante de la población de estos roedores se apareó dos o tres semanas antes del conflicto de los trabajadores de limpieza. Se vendría o es de esperar una plaga de ratas y ratones, pues las 10 crías de los ratones tienen muchas posibilidades de sobrevivir. No quiero hablar de la rata negra o gris (Rattus norvegicus), pero la historia sería similar a la anterior, con el agravante del todos conocidos.

Lluvia, calor, y alimentos en descomposición igual a presencia de moscas y mosquitos. Los últimos pueden ser transmisores de enfermedades como el dengue, malaria y chikunguña, entre otras. Algo más, ustedes le siguen.

LEE MÁS: CoviDengue en Sinaloa | “Solo quería estar en cama”

Repito otra vez, muchos de nosotros pensamos que al sacar la basura fuera de la casa es el fin del problema. Pues sigo insistiendo que no. Apenas es el inicio.

Pues detrás de esto, que nos parece tan simple, existe un manejo de los residuos que es caro, muy caro pues puede llegar a ser hasta el 30% o más del presupuesto de los ayuntamientos. La sangría económica de las administraciones municipales.  

Que no nos extrañe que las finanzas públicas de los ayuntamientos se encuentren colapsadas y si dicen que es por los servicios públicos, al menos yo sí les creería. El manejo de los residuos sólidos municipales, con todo y las deficiencias que tengan es un esfuerzo económico significativo, sea un municipio grande o pequeño. Sea en Sonora, Chiapas o en Cañitas de Felipe Pescador, Zacatecas, la tierra del Chuco Regis.

El manejo de la basura siempre ha sido un dolor de cabeza para las autoridades municipales. Es algo histórico, es más, algo parecido a lo que acaban de leer sucedió hace muchos años en la ciudad de Nueva York. Los empleados paralizaron el servicio de recolección en la “ciudad del nunca dormir” y empezó la ciudad a roncar. No es exclusivo para la ciudad de Culiacán o para el estado de Sinaloa.

LEE MÁS: Letras sustentables | La basura urbana como indicador del colapso ambiental en las ciudades

Estamos hablando de la recolección de basura. No hemos tocado el tema de los “basurones municipales”, pues son contados los que reúnen lo establecido en la NOM 083 SEMARNAT 2003, la Norma Oficial Mexicana que te indica lo relacionado a rellenos sanitarios.

Por raro que les parezca y que sirve para ilustrar el problema, en Mazatlán, Sinaloa les explotó el basurón. En Culiacán el basurón cumple parcialmente la NOM 083, por tanto, existe un riesgo latente de contaminación de los mantos freáticos por los lixiviados que se generan por el mal manejo de la basura. El lixiviado “es el caldito que sale de la mezcla de toda la basura”, que es altamente contaminante. Esto sí es grave, pues cuando un lixiviado llega a las aguas subterráneas es difícil de determinar el impacto que pudiese ocurrir. Podría darse el caso de que algún hato de ganado bovino se la este tomando, por no decir un centro poblado.

Si se habla de la posibilidad de una concesión municipal no nos asustemos. Al final del día estamos pagando dinero para enterrar dinero. La basura o los desechos se puede reintegrar o reciclar en diversos productos. Todo kilogramo que se utilice de nuevo es una ganancia ambiental pues son recursos naturales que son aprovechados.

El mantenernos apáticos a esta problemática o responder a un reclamo social por una carne asada en la avenida Obregón puede ser en detrimento de un sector importante de la sociedad pues son diversos los factores los que se deben de considerar.

FOTO: Leo Espinoza

[email protected]
https://aaves.com.mx/

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo