Reflexiones

Dr. Xicoténcatl Vega Picos

Letras sustentables | Flor de Mayo (Topolobampo), la película

Los problemas que trata la película son parecidos a los actuales en muchas de las zonas costeras, incluyendo la sobreexplotación de los recursos, coyotaje, contrabando, entre otros.

El cartelón no le hace mucho favor a María Félix en cuanto al reflejo de su belleza, una de las mujeres más hermosas del cine mexicano y toda una celebridad en sus tiempos, aún recordada y venerada por quienes vieron sus películas (https://www.youtube.com/watch?v=e23kbB6iuWc).

De acuerdo con la información que encontré, la película “Flor de Mayo, Topolobampo” fue filmada entre los meses de marzo a junio del año de 1957 en el puerto ahomense. Se dice que fue la película con mayor presupuesto de su tiempo y el elenco era de lo más granado y el mejor de esa época. Pero no vengo a hablar de la película la cual la vi en YouTube esta semana, la razón por la que la vimos fue porque forma parte de la historia de ese pueblo y estamos preparando un curso para los “turisteros” sobre interpretación ambiental auspiciado por GPO Planta de Amoniaco. La película causó tanto revuelo que aún hoy en día, aquellos que tuvieron la oportunidad de trabajar u observar el rodaje, la recuerdan con cariño y es considerada parte de la rica historia de Topolobampo.

En el primer cartelón en donde salen los tres protagonistas se puede observar un pelícano volando muy cerca del barco camaronero del “pirata Jim” (Jack Palace), quien viene al puerto en busca del amor que dejo, pero también llega con la idea de hacer “negocios” con los pescadores de la zona.

En uno de los párrafos el pirata Jim pregunta el cómo fue la temporada de camarón, a lo que Pepe Gamboa (Pedro Armendáriz), contestó que el año anterior les fue mal, situación que aprovechó este gringo para plantearle la posibilidad de entablar “un buen negocio para los dos”, que en pocas palabras era la compra ilegal del crustáceo.

Esta acción ilegal mermaría significativamente la operación de la empacadora, el trabajo de los pescadores de la región y todos los que dependen de este centro de trabajo. Es más en algunas reseñas que leí se dice que fue la empacadora pesquera la que patrocinó la película con los siguientes objetivos de “difundir la gran bonanza de esta empresa, evitar el contrabando de camarón que se registraba en el puerto, y que los cooperativistas vendieran su producto a la empresa”.

Situación que aún persiste, no tengo idea del cómo se encuentren las cooperativas pero si tengo conocimiento del coyotaje que se realiza en algunos campos pesqueros, se disfraza de “ayuda a los pescadores” para que trabajen con el compromiso de vender el producto a aquellos que les prestaron. Esto es con cualquiera de los productos de la pesca. Pero me estoy saliendo del tema y de la idea.

La idea era hacer una reseña sobre la abundancia del camarón, en la película se puede apreciar que en la empacadora pesquera eran toneladas las que estaban descabezando y en el mar se observaba la abundancia en las capturas de camarones, observándose que contaban canastas repletas del crustáceo para vaciarlas al cuarto frio. Pues el cuarto frio tenía una capacidad de 20 toneladas.

Durante la filmación también se aprecian parvadas de pelícanos y cormoranes, lo que habla de una abundancia de esas especies, en algunas tomas del barco se ven pelícanos volando y algunas otras más no se distinguen bien por la calidad del filme pero se observaban en diferentes locaciones.

También se pueden escuchar los berridos de algunos mamíferos marinos, pero no se aprecia qué especies, es más no sé cuáles son y con el problema de la cinta menos, pero están en unas rocas, por lo que podríamos decir que podría ser la isla del Farallón, la cual es una impresionante isla rocosa frente a Ahome en donde habitan varias de estas especies y es sitio de anidación de algunas aves marinas.

Los problemas que trata la película son parecidos a los actuales en muchas de las zonas costeras, incluyendo la sobreexplotación de los recursos, coyotaje, contrabando, alcohol y amores prohibidos (estos dos últimos no los puedo afirmar). Lo que mantiene en precarias condiciones a este sector.

Ya se observaba el desarrollo en Topolobampo, pero aún no se manifiesta en todo su potencial, desafortunadamente la empacadora de camarón cerró, qué fue lo que pasó no lo sé, pero se esfumaron las ilusiones de un buen porvenir para la zona, situación que pudiese y debe cambiar en pocos meses. Sin embargo, en la misma trama se puede observar una incipiente organización que probablemente no cuajó por los problemas antes mencionados.

Hoy se habla sobre una planificación y recuperación de los recursos naturales bajo el amparo de un ordenamiento ecológico acorde a la vocación de la zona, que también incluye una recuperación de los recursos naturales en el sitio. Un trabajo coordinado para recuperar las condiciones de antes, que redundará en una mayor productividad en la pesca.

https://aaves.com.mx/
[email protected]

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo