Reflexiones

Dr. Xicoténcatl Vega Picos

Letras sustentables | La basura urbana como indicador del colapso ambiental en las ciudades

El “crecer” es común y más común es que se hagan sin una planificación adecuada.

Los estudiosos dicen que el impacto humano ha ocurrido desde tiempos remotos, cuando nuestros ancestros eran homínidos, lo seguimos siendo pero en una peor versión. En aquellos ayeres, el impacto a los ecosistemas por los humanos se podía considerar como un efecto colateral a su misma supervivencia.

Sin embargo, conforme la especie humana dominaba y expandía sus genes e incrementaba significativa y exponencialmente sus descendientes por todo el orbe, el impacto ambiental se incrementó, no en una correlación con el crecimiento poblacional, pero ya se daban los primeros impactos de origen antropogénico. Se inicia una paulatina gregarización urbana, los ecosistemas se transforman para dar sustento a una población que vivía en comunas cada vez más complejas desde la perspectiva social, económica y ya podríamos decir que ambiental.

Diversas fuentes indican que las ciudades deben de verse como “sistemas biológicos” debido a que tienen procesos metabólicos en donde se utilizan y consumen energía, agua, y otros recursos naturales, por lo que su uso genera diversos tipos de desechos, los cuales se incrementan conforme los sistemas biológicos crecen. Por ello la necesidad de mantener en forma a estos sistemas biológicos, que no engorden mucho para que no se convierten en un problema.

Por ejemplo, datos del INEGI (2010) indican que cada sinaloense en promedio genera 1.08 kilógramos diarios de basura y a nivel estado eran 2,581 toneladas, las cuales se depositaban en cinco rellenos sanitarios que, cumplen parcialmente la NOM-083-SEMARNAT-2015, y el resto en “basurones a cielo abierto”. Los rellenos sanitarios se encuentran en Culiacán, Navolato y Ahome.

El “crecer” es común y más común es que se hagan sin una planificación adecuada.

Esto es lo que ocurre en muchos de nuestros centros poblados, por tanto los desechos se están convirtiendo en un problema. Por ejemplo, INEGI (2010) indica que en toda la entidad se tenían tres centros de acopio para plástico PET, los otros rubros se encontraron en cero. Preocupante porque no existen programas de separación de basura y de reciclado, brillan por su ausencia y no se vislumbran propuestas.

¿Estaremos al borde de un colapso? Veamos, el manejo de los residuos sólidos cuesta y cuesta mucho. Su tratamiento debe de ser integral, y la palabra “integral” conlleva una serie de acciones, que en algunas ocasiones, no están ni contempladas en el presupuesto, redundando en un servicio público ineficiente. En aquellos ayeres la recolección de todas esas toneladas se realizaba con 292 vehículos, de los cuales 232 tenían compactadores, 54 eran de cajas abiertas y seis de “otros”.

¿En qué estado se encontrarán ahora? Quien sabe. Yo recuerdo haber visto un viejo camión de volteo recolectando la basura en mi pueblo San Javier, San Ignacio, a las llantas que traía les ponían insecticida porque si les picaba un zancudo seguro se ponchaban.

Preocupa Mazatlán que tiene un basurón a cielo abierto, al que le tiraban 450 toneladas de basura por día. Ahora, esas cantidades se determinaron basándonos en la generación promedio, pero puede que aplique la famosa frase de “tengo otros datos”, y esto es muy sencillo: en los basurones no se cuenta con básculas para determinar qué cantidades son las que realmente se están tirando.

Los impactos ambientales por la inadecuada disposición de los residuos sólidos son varios, algunos de ellos se pueden observar como lo es la proliferación de bolsas plásticas en los sitios aledaños, presencia de animales carroñeros, como ratas, zopilotes y otra fauna nociva, humaredas cuando se quema, con los consecuentes problemas causados por estos incendios, malos olores. Lo que no se puede ver es la filtración de los lixiviados al subsuelo que eventualmente contaminan los mantos freáticos, en Mazatlán aparentemente el destino final es el Estero de Urías. Tampoco se ven las enfermedades respiratorias, intestinales y otras más.

Es tiempo de campañas, estamos inmersos en cataratas de propuestas, hasta la fecha no he leído una que hable sobre el tema de la basura.

Establecer un Programa Estatal de Manejo Integral de Residuos Sólidos debe de ser una prioridad de los gobiernos municipales, los que tienen la responsabilidad de otorgar ese servicio público, como también lo es de Gobierno del Estado. Pero en el fondo es el colectivo el que debe de tomar la batuta, reducir, reciclar y reusar son las palabras claves.

En un ejercicio sobre la transversalidad que tiene este tema con los Objetivos del Desarrollo Sustentable de la ONU me encontré que un adecuado manejo podría incidir en los siguientes objetivos: 1, 2, 3, 6, 7, 8, 9, 11, 12, 13, 14, y 15, el cómo se los dejo de tarea (https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/sustainable-development-goals/).

https://aaves.com.mx/
[email protected]

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo