Reflexiones

Dr. Xicoténcatl Vega Picos

Letras sustentables | La inteligencia del delfín “Pechocho” de Topolobampo

Todos coincidimos que el “Pechocho” es el delfín o tonina (Tursiops truncatus) más famoso de Sinaloa, este carismático mamífero marino se puede observar en el Estero del “Bichi”, Topolobampo, Ahome.

Todos coincidimos que el “Pechocho” es el delfín o tonina (Tursiops truncatus) más famoso de Sinaloa, este carismático mamífero marino se puede observar en el Estero del “Bichi”, Topolobampo, Ahome. Es considerado como uno de los atractivos turísticos más importantes que ofrece el sitio Ramsar “Lagunas de Santa María-Topolobampo-Ohuira” Sinaloa.

De aquí para abajo son especulaciones, algunas de ellas forman parte del mito urbano-marino sobre este animal pero que trataremos de armar como un rompecabezas en base a diversas lecturas.

Desde mi perspectiva es un delfín extremadamente inteligente, es un genio entre los de su especie, más adelante diremos el porqué. Aclaro, la idea es atar cabos no desatarlos y los mitos urbanos pueden continuar como actualmente se encuentran.

Se dice que su madre murió cuando el Huracán Andrés azotó con toda su furia e intempestivamente en el puerto de Topolobampo en aquel lejano y trágico año de 1995. Los que saben comentan que era un huérfano de pocos meses de edad o que la madre acababa de parirlo. Usualmente los delfines amamantan a sus crías, mínimo, por dos años o cuando quedan de nuevo preñadas y/o cuando el crio ya se enseñó a comer por cuenta propia. Entonces si el Pechocho quedó huérfano es probable que su edad fuera de unos dos años o más. Si hubiese sido un recién nacido o un lactante, probablemente hubiera muerto de hambre, sin leche materna y sin saber cómo pescar. Entonces podemos asumir que sobrevivió porque ya sabía pescar y ante la necesidad y soledad tuvo que aprender más rápido.

¿Cuánto tardaron los turisteros en darse cuenta de que era el mismo delfín el que se encontraba en el estero del “Bichi” cada que llevaban gente? eso no lo sabemos, tendríamos que preguntarles a aquellos que se acreditan su descubrimiento, que por cierto son más de dos. Desde esas fechas el Pechocho se mantuvo en su autocautiverio y probablemente en shock por lo acontecido. O es probable que aún siga en dicho shock. Se sabe por un estudio sobre el genoma de estos animales que pueden contraer algo similar al Alzheimer de los humanos, entonces podría ser factible que haya tenido este shock postraumático.

Se sabe que estos cetáceos son animales inteligentes y que socializan entre ellos. Las madres emiten chillidos o silbidos característicos para sus crías, que algunos autores lo comparan como un “llamado por su nombre”, al ser un sonido único entre madre e hijo para que permanezcan unidos al grupo o manada (el clásico “plebe vente pa´ca”), pero en otro idioma, mientras que la de los machos es para proveer protección familiar contra depredadores u otras posibles amenazas. Al morir la madre no hubo quien localizara al Pechocho, sus parientes lo dejaron pensando que también había muerto. No hubo quien localizara al pequeño delfín que asustado encontró en el estero del Bichi un refugio adecuado para guarecerse del oleaje, el mar agitado y los fuertes vientos del huracán y ya no salió, mantuvo un ostracismo, se convirtió en el delfín ermitaño, pero juguetón.

Al Pechocho ya le llegó la edad, si consideramos las fechas del Huracán Andrés (1995) son, al menos, 26 inviernos los que le han tocado en el Bichi. La expectativa de vida para estos animales en vida silvestre y en cautiverio es ya prácticamente la misma, 22.8 años en promedio, pero se sabe de algunos individuos que han superado los 60 años tanto en cautiverio como silvestres, sin embargo, encontré en alguna fuente que luego perdí, que los animales en cautiverio pueden ser más longevos que sus parientes silvestres y para mí que el Pechocho vive en cautiverio.

Por las condiciones que el Pechocho tiene, tanto de salud como el hábitat en donde se encuentra, es probable que tengamos delfín para otro buen rato, pues se le ve sano, bien comido. El peso promedio de un adulto es de 650 kilos, por lo que este animal debe de comer arriba de 30 kilos de peces por día y sin competencia de otros delfines, creo que el estero del Bichi es un buen potrero, con “buena comida y el agua adentro”.

Cuidar del Pechocho es prioritario, entiendo que el nadar con un animal como estos es una experiencia única, pero también es importante el que se le respete y se tenga mayor cuidado. Los expertos dicen que el estar a menos de 45 metros de distancia es lo recomendable, pero la zona no da para esto, además parece que el animal convive y disfruta de la presencia humana, por lo que creo que podría ser tolerable las rascadas por los visitantes, pero nadar con el animal merece su consideración.

Similar a algunos primates, los delfines también son seres inteligentes, inclusive existe evidencia que estos utilizan herramientas para obtener alimentos. El Pechocho también utiliza herramientas, pero a diferencia de sus congéneres, el palo de mangle que se pone en el hocico es una señal para informar cuál es su estado de ánimo, al menos es lo que se dice, creo que es válido el afirmar que ese es parte de su comportamiento y efectivamente, podría ser una señal.

¿Por qué lo considero un animal muy inteligente? Se adaptó a una circunstancia única, el alejarse de la familia, voluntaria o involuntariamente, pues hasta la fecha vive en el mismo sitio. El estero es de difícil acceso; le provee de alimentos suficientes para satisfacer sus requerimientos alimentarios, pues se le ve sano, además se encuentra libre de depredadores, lo protege de fenómenos naturales. Por otro lado el trasiego de embarcaciones que lo visitan podría ser un factor para ahuyentar a otros delfines, reduciendo así la competencia por el hábitat y presas, con mínimo riesgo de que ocurra una colisión o accidente debido a que los turisteros reducen la velocidad al entrar al estero, los cual lo deben y saben que lo tienen que hacer. No existe evidencia de codependencia alimenticia por humanos, al menos en los videos no se observó, pero si busca el “apapacho”, no en vano es el Pechocho. Un amigo me comentó sobre su soltería, eso lo dejo a su criterio y su respuesta puede ser aplicada a su inteligencia, soltero y sin problemas, depende de cómo les ha ido a ustedes en el matrimonio.

Este individuo es único, su cuidado ha sido satisfactorio pero no está por demás el que se extremen las precauciones, por el bien del Pechocho, de los turisteros y sus acompañantes. Un delfín silvestre en cautiverio es un tesoro escondido en el estero del Bichi y de todos depende su cuidado.

Por último, el sexo del Pechocho sigue siendo un mito, algunos dicen que es hembra, otros que es un macho, al respecto comento que es probable que sea un macho, faltaría confirmarlo, pero dejemos eso como parte del mito.

Bibliografía consultada (19 de julio de 2021 y otros más que no recuerdo)

https://www.uaeh.edu.mx/scige/boletin/prepa3/n1/r2.html
https://www.ammpa.org/sites/default/files/files/animalfactsheets/AMMPA-DolphinFactSheet-SPANISH-WEB.pdf
https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/mms.12601
https://www.pnas.org/content/103/21/8293
https://gizmodo.com/why-are-dolphins-smarter-than-most-other-mammals-5921769

Y un montonal de videos en Facebook                                                   

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo