Reflexiones

Dr. Xicoténcatl Vega Picos

Letras sustentables | Las otras pandemias, su impacto global

Se puede considerar que la sobrepoblación ha sido y es un factor importante para la proliferación de diversas enfermedades que son transmitidas por animales vertebrados, sean estos domesticados o silvestres.

A lo largo de los siglos diferentes pandemias han acompañado y asolado a los humanos en su tránsito a convertirse en la “especie dominante en el planeta”. Estas enfermedades han dejado grandes secuelas en la misma composición social, política y económica e inclusive en la tasa poblacional.

La escalada a la cima como especie dominante no ha sido del todo fácil, Lucy y sus acompañantes Australopithecus aferensis sufrieron muchas odiseas que, con el paso de los años o siglos o milenios, mermaron a esta y otras especies que precedieron a la actual Homo sapiens. Es más, en su escalada Lucy se resbaló y cayó de un árbol, y como consecuencia murió. Creo que me estoy alejando del punto. La idea es que, en el proceso evolutivo de la especie humana, siempre se ha coexistido con diversos agentes patógenos causales de enfermedades y muertes.

En la era neolítica, hace como 10 mil años, se estimaban unos 150 millones de habitantes, eso se debió a que la especie humana se fue asentando en el planeta e inició su proceso de conquista de otras especies y la modificación de ecosistemas, al pasar de ser una especie nómada para formar pequeños aldeas o centros poblados y establecer una incipiente actividad agrícola y ganadera que le permitió, incrementar su longevidad, mejorar su alimentación y habitación, entre otras cosas.

Se puede considerar que la sobrepoblación ha sido y es un factor importante para la proliferación de diversas enfermedades que son transmitidas por animales vertebrados, sean estos domesticados o silvestres. Algunas de ellas han causado severos estragos en la economía de los países afectados.

Para empezar, esta sobrepoblación ha tenido que invadir nuevos espacios para sus asentamientos y para satisfacer sus demandas alimenticias, por tanto, es causal directo de la destrucción de hábitats y/o se han acercado e interactuado con diversas especies consideradas como silvestres, sean estas mascotas o en sus mismos hábitats naturales.

La lista de estas enfermedades que pueden afectar a humanos u otros animales, tan solo de 1920 a la fecha es significativa y preocupante, importante aclarar que no todas tuvieron como destino final a los descendientes de Lucy, pero si fueron de alto impacto. Por ejemplo, el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) surge, por primera vez, en 1920 por el contagio de dos primates, el chimpancé y el Mangabey gris. Se especula que estos primates presentaban el Virus de Inmunodeficiencia de Simios (VIS) al transmitirlo al nuevo hospedero, el humano, se convierte en VIH.  

Otra enfermedad que ronda desde 1931 pero que afortunadamente no cruzó la frontera humana es la Bronquitis Infecciosa Aviar, que afecta a las gallinas, principalmente los pollos, su impacto es mayoritariamente económico.

En 1937 surge el Virus del Nilo Occidental, su ruta de transmisión es aves, mosquitos y humanos. Para el año de 1947 aparece el Virus del Zika, su vía de transmisión es de primates a los mosquitos Aedes y estos a los humanos. En el año de 1976 un brote de la enfermedad del virus del Ébola se piensa que la vía de transmisión fue por medio de los murciélagos a changos y estos a los humanos. En el 2003 el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAS) aparece en China, se piensa que fue por murciélagos y estos a las Civetas (Paguma larvata), animal parecido al mapache, y por último al humano.

El listado continua con la enfermedad de las vacas locas en 1986; infección por el virus del Hendra en el año de 1994; la Influenza Aviar en 1996; enfermedad por el virus del Nipah en 1998, en el 2012 fue el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio; en el 2016 se presentó la diarrea porcina y por último la famosísima COVID 19.

Como se mencionó con anterioridad, algunas de estas enfermedades no son contagiosas a los humanos, pero si han contagiado e impactado severamente la economía por los desastres que ocasionan a las piaras, gallineros o hatos de ganado.

La moraleja a esto es buscar formas y métodos que sean compatibles con la producción de alimentos, estamos el borde de los 8 billones de habitantes en el planeta que requiere de alimentos; por tanto, el uso de tecnologías y fertilizantes se vislumbran como una opción viable para satisfacer una creciente demanda de productos agrícolas y ganaderos que sean estos compatibles con la conservación de los recursos naturales. ¿O tiene alguien alguna otra idea?

La cita bibliográfica es United Nations Environment Programme and International Livestock Research Institute (2020). Preventing the Next Pandemic: Zoonotic disease and how to break the chain of transmission. Nairobi, Kenia. Es una evaluación científica con mensajes claves para tomadores de decisiones. Es un reporte que bien merece dedicarle un buen tiempo para su lectura.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo