Reflexiones

Dr. Xicoténcatl Vega Picos

Letras Sustentables | Las tortugas marinas de las lagunas de Santa María-Topolobampo-Ohuira

En este sistema lagunar sólo se detectaron dos especies, la tortuga negra y la carey, las dos en peligro de extinción, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza cataloga a la carey como el peligro crítico.

El 29 de marzo de 2019 fue mi primera participación en la Revista Espejo. Lo sacó a colación porque en aquel debut el tema fue sobre Ariadna, una tortuga Laúd (Dermochelys coriacea) capturada y llevada al IPN-CIIDIR de Guasave por unos pescadores, a Ariadne se le colocó un Transmisor Satelital y su final no fue el que estábamos esperando.

Las tortugas Laúd y otras siete especies más de tortugas marinas surcan los océanos, las otras son la Carey (Eretmochelys imbricata), Caguama o Cabezona (Caretta caretta), Golfina (Lepidochelys olivacea), Lora (Lepidochelys kempii), Aplanada (Natator depressus), Negra (Chelonia agassizii) y Verde (Chelonia mydas).

Si consideramos que estas especies deambulan en océanos y mares tropicales y subtropicales, (la Lora y la Aplanada, rompen la excepción, pues la primera la encontramos en el Golfo de México y costa oriental de Estados Unidos y la Aplanada es endémica a la plataforma continental de Australia). En México, en particular el Golfo de California, incluyendo Sinaloa, se encuentran las siguientes: Tortuga Negra o Prieta; Caguama; Golfina; Laúd; y Carey.

Como animales longevos que son, utilizan diversos tipos de ecosistemas, en la reproducción las hembras usan los terrestres para anidar y las crías al nacer. Otros ecosistemas incluyen las costas y mar abierto, en donde pasan lo que los estudiosos de estos vertebrados han denominado “los años perdidos”, que poco a poco han dejado de estar “perdidos” debido a que con la ayuda de transmisores satelitales, estudios de corrientes marinas, avistamientos en barcos, entre otros, han ido desentrañando estas ausencias tan misteriosas de las crías y juveniles. Descubrir que los “años perdidos” fueron encontrados sería una excelente noticia para su conservación y manejo. Aclarando que es uno de los rompecabezas más difíciles de armar de la naturaleza, puesto que los océanos son inmensos y estas siguen los sitios en donde se puedan alimentar además de que mantienen un contante desplazamiento, especialmente las crías y los inmaduros, los adultos es común encontrarlas en áreas bien definidas de alimentación, esto incluye la zona costera de Sinaloa.

Las crías desde que nacen tienen prisa, lo llevan en sus genes. Entre más rápido lleguen al mar menor será el chance de ser depredados por aves y mamíferos que deambulan en las zonas de anidación, ya en el mar se consideran un excelente platillo para peces y otros depredadores marinos, por lo que se dispersan rápidamente, puro instinto de supervivencia.

Gracias a un estudio realizado por el “Grupo Tortuguero de las Californias A.C” denominado “Programa de monitoreo, salud y uso del hábitat de las poblaciones de tortugas marinas en la laguna de Ohuira, Sinaloa” y auspiciado por Gas y Petroquímica de Occidente S.A. de C.V. en el marco de su Programa de Manejo Ambiental se obtuvieron datos relevantes sobre algunas de las tortugas que utilizan este complejo lagunar, información que puede ser utilizada para la conservación de estas especies y para brindar un mejor servicio por parte de los turisteros a los visitantes de la zona con la finalidad de incrementar su información y brindar un mejor servicio.

En este sistema lagunar sólo se detectaron dos especies, la tortuga negra y la carey, las dos en peligro de extinción (NOM 059 SEMARNAT 2010), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN por sus siglas en inglés) cataloga a la carey como el peligro crítico. Por la medida de las tallas de los individuos capturados se clasificó su edad entre juveniles a subadultas, considerando por ello que la laguna de Ohuira es zona de alimentación y desarrollo por las algas obtenidas de los lavados esofágicos. También se encontraron en buen estado corporal en base a los diversos índices tomados.

Los transmisores satelitales colocados en algunos ejemplares indican que pudiesen usar la zona de manera indistinta, pero por la velocidad, que se determinó con el equipo, se asume que su comportamiento es de alimentación, al menos para los juveniles y sub-juveniles de Tortura Verde (Chelonia mydas).

Este es uno de los tantos estudios que GPO Planta de Fertilizantes ha realizado con la finalidad de tener una línea base científica que permita tener un mejor manejo de los recursos naturales. De igual manera está información estará disponible para las cooperativas de turismo de Topolobampo, esto con les permitirá el tener más insumos para atender a los visitantes.

Un Programa de Manejo para estas especies incluye más estudios, determinar cuáles son las limitantes biológicas para la supervivencia de estas especies, educación ambiental y trabajos con los pescadores para evitar las capturas incidentales y el consumo de carne, entre otros. Trabajos que serán apuntalados por GPO Planta de Fertilizantes so riesgo de tener un recurso natural importante que puede ser aprovechado de una mejor manera por aquellos que se sostienen del turismo. Tortugas, delfines y aves es una buena opción para detonar estas actividades, pero se requiere de capacitación, misma que puede ser proporcionada por esta empresa.

https://aaves.com.mx/
[email protected]

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo