Reflexiones

Dr. Xicoténcatl Vega Picos

Letras Sustentables | Oceanos contaminados… y en el olvido

De los diversos ecosistemas que se encuentran en el planeta, los océanos han sido considerados como “los patitos feos” en las políticas o acciones globales para la protección y conservación.

Las salidas en panga al mar siempre están llenas de sorpresas y bañadas, no importa si estas dentro de una bahía o si sales a mar abierto. Con vientos fuertes seguro tendrás un masaje gratis en los glúteos (por no decirles nalgas) y el consabido baño. Por otro lado, si el viaje es más calmado, con un poco de suerte podrás ver delfines a la distancia o pegados a la panga, te los imaginas que van jugándote carreras. Siempre es algo nuevo, eso es lo bonito de estas salidas. Su inmensidad da para eso y más.

De los diversos ecosistemas que se encuentran en el planeta, los océanos han sido considerados como “los patitos feos” en las políticas o acciones globales para la protección y conservación; lo contrario se puede argumentar de los ecosistemas terrestres, quienes han recibido mucha más atención. Por ejemplo, en el Acuerdo de Paris sobre Cambio Climático los océanos fueron prácticamente ignorados, se les mencionó pocas veces, mientras que los terrestres acapararon la palestra, con un llamado global a su protección como una de las medidas más importantes para detener este flagelo ambiental.

FOTO: David Stanley.

¿Por qué el desaire a los océanos? es difícil de explicar, pero vamos a centrarnos en argumentos simples: porque los problemas en los océanos no se ven, a pesar de que cubren tres cuartas partes del planeta, son vastos y de ellos dependen infinidad de especies, las cuales se encuentran bajo la superficie, ese es el meollo del asunto. Llanamente eso es lo que podemos argumentar.

A pesar de este sesgo en las políticas de conservación, es importante mencionar que son diversos los servicios ambientales, de los más importantes y vitales son la absorción de los excesos de dióxido de carbono y el calor de la atmosfera. En lo económico sus dividendos son elevados, tan solo en el 2010 se estimó un valor de $1.5 billones de dólares, nada mal, y eso que no hablamos de la sobreexplotación en su aprovechamiento.

Ocultar o argumentar que no existen problemas en los mares es una falacia, la realidad es que se encuentran en una severa crisis, la problemática es variada y encima complicada por lo que antes mencionamos.

Actualmente se sabe que los océanos tienen incrementos en los niveles de químicos, nutrientes, carbono, solidos, calor, y reducción de oxígeno, entre otros.

FOTO: Igor Golubenkov.

Otra piedra más a ese costal de problemas son los contaminantes plásticos. El descubrimiento de “islas de plástico” en zonas de confluencia de corrientes marinas es una realidad. Pero ¿qué son estas islas de plástico? Son un montonal de residuos no degradables arrastrados y acumulados por las corrientes marinas que se acumulan en determinadas zonas o regiones. Saltaron a la fama por sus grandes extensiones, algunas de ellas como la “isla de plástico del Océano Pacífico”, la más grande del planeta, ubicada entre California y Hawaii, su superficie estimada es de 700 mil a 15 millones de kilómetros cuadrados (tres veces el tamaño de España), su peso estimado es de alrededor de 100 millones de toneladas. Como estas existen, al menos seis más, de menor tamaño pero que se le acercan cada año. Si ya terminaron de leer este párrafo huelga decir que no les diré quiénes son los constructores de esta obra marina de inmensas dimensiones.

Los océanos tienen otras amenazas como el vertimiento de diversos químicos, aguas residuales, sobrepesca y el chile de todos los moles: el cambio climático. Esta mezcolanza de problemas ha generado lo que se conocen como “zonas muertas” bajo la superficie de los océanos, estos son espacios en donde no existe oxígeno y por ende la vida es escasa. Además del daño o colapso ambiental, también existe el económico, esas zonas muertas dejaron un saldo negativo en el 2010 estimado entre los $200 a 800 mil millones de dólares anuales.

FOTO: NOAA’s National Ocean Service.

Las evidencias son claras, ahora nos toca actuar en favor de estos ecosistemas y la vida que depende de ellos, una visión obtusa favoreció significativamente que en todos los océanos florecieran problemas ambientales, reconocer que su importancia es crítica es el primer paso para buscar soluciones en un complejo y vital sistema.

Es tiempo de quitarnos la venda de los ojos para valorar en su real magnitud la importancia marina. Requerimos que se implementen acciones de conservación en los mares antes de que sea demasiado tarde. No basta que dejemos de contaminar, es de importancia vital que los tomadores de decisiones comprendan que estamos ante un problema que puede colapsar y destruir a la misma especie humana.

Pero más importante, hay que reconocer que las acciones que el colectivo humano viene realizando son en detrimento de estos vastos ecosistemas marinos, sin menoscabar aquellos que son más conocidos en los ecosistemas terrestres.

FOTO: Tim Green.

¿Actuamos o seguimos siendo la pandemia del planeta?

[email protected]
https://aaves.com.mx/

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo