Reflexiones

Dr. Xicoténcatl Vega Picos

Letras Sustentables | Problemas ambientales en los océanos, aún estamos a tiempo de resolverlos

El problema no es el plástico, el problema es el cómo lo usamos y el cómo lo desechamos.

“El plástico no es el problema”, puede ser “la verdad y nada más que la verdad”. El uso de este producto se “ha viralizado” por sus ventajas frente a otros materiales. “Es barato, ligero, robusto y durable”. Es por ello por lo que irrumpió el firmamento de este planeta de una manera comercial a principios del siglo pasado y tomó una ventaja sobre sus competidores con el mismo fin.

Hoy se dice que el plástico es el causante principal de diversos problemas ambientales en todo el mundo. Pasó de ser el producto estrella a uno de los materiales más contaminantes, con una cauda de repudio, azuzada por diversos medios, por el grosero impacto que tiene en diversas especies marinas carismáticas como tortugas, delfines, ballenas, aves marinas, y el resto de la biodiversidad marina, además de baldíos, basurones y playas inundadas de este material que se muestran en fotografías, videos, y documentales. Debemos reconocer que este bombardeo informativo ha tenido impactos y resultados positivos, pero no del todo suficientes. Hoy la sociedad es más receptiva a esta grave problemática, sigamos siéndolo por lo que significa en términos medioambientales.

El problema no es el plástico, el problema es el cómo lo usamos y el cómo lo desechamos.

Sus propias características, antes mencionadas, lo hacen un producto de un solo uso (casi todos), que por nuestra indiferencia se desecha en cualquier sitio y un número significativo terminan en el mar, por ello su dispersión en tierra y mar. El reducir y modificar nuestros hábitos de desecho irresponsable puede ser de gran ayuda a este cúmulo de plástico que diariamente utilizamos y desechamos, y terminan en los océanos, sumando la friolera de 8 millones de toneladas métricas por año a las más de 150 millones de toneladas métricas que ya flotan en nuestros ecosistemas marinos.

Erróneamente pensé que este era el mayor problema que enfrentan en la actualidad los mares y océanos. No digo que no sea un problema, es un problemón que se tiene que investigar más, especialmente el tema de los microplásticos, cuál es su toxicidad e impacto ecológico, entre otros más. Desafortunadamente tenemos en lista a otros dos de igual o peor magnitud: calentamiento global y la pérdida de biodiversidad marina. Ambos tienen efectos colaterales.

Las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero, principalmente de la combustión de fósiles, han tenido como consecuencias el calentamiento y acidificación de los océanos que a su vez ha disparado, entre otras cosas, el blanqueamiento de los arrecifes de coral; disminución de zacates marinos y bosques de algas que dan refugio a diversas especies marinas; cambios en la distribución de especies; incremento de enfermedades; entre otras.

Consideremos los cambios en la distribución de especies por el incremento en la temperatura puede provocar la migración de estas especies marinas a nuevos sitios de sus hábitats naturales lo cual propicia una mayor competencia con los inquilinos de más antigüedad, esto puede ser a nivel de cuencas oceánicas o continentales, provocando con ello disrupciones en las cadenas tróficas con resultados preocupantes. En esta ecuación no estamos incluyendo el posible impacto de aquellas especies consideradas como invasivas o que se puedan convertir en ellas si las condiciones le favorecen.

Por otro lado, la pérdida de la biodiversidad marina es preocupante, por ejemplo, la sobre explotación de especies considerados como “grandes depredadores” impacta en la estructura de las comunidades, pero no se sabe del todo en qué grado, para ello se requieren de estudios. Las mismas prácticas de captura tienen su cuota negativa, sobre todo en aquellas que involucran la pesca de arrastre puesto que dañan diversas comunidades ecológicas. Estas y otras amenazas se ciernen en estos vastos ecosistemas marinos que tienen una importancia vital en el planeta.

La receta para la conservación de los ecosistemas incluye ingredientes como el compromiso de autoridades de todos los niveles, organizaciones de la sociedad civil, empresas y todos aquellos que reciben estos beneficios y servicios ambientales que nos proveen los diversos ecosistemas marinos, pero el aderezo principal es la participación ciudadana. La suma de todos puede servir en la prevención del deterioro de esos ecosistemas, que a la larga es mucho más económico.

AQUÍ SÍ cabe la suma de todos los factores si cambia los resultados.

[email protected]
https://aaves.com.mx/

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo