Reflexiones

Redacción Espejo

Lo que el 2020 se llevó | A ‘la memoria’ del Dr. Ambrocio Mojardín

Mojardín Heraldez dedicó su vida a la investigación y a la docencia, así como al deporte y a apoyar a sus jóvenes paisanos de Cerro Agudo, que como él, deseaban desafiar su contexto y formarse como grandes académicos en la capital sinaloense.

Por Janneth Aldecoa

¿Te ha pasado que recuerdas algo, pero no sabes si lo viviste o lo escuchaste de alguien más? ¿O incluso dudas si cierto acontecimiento fue real o solo lo soñaste? Se trata del fenómeno “falsas memorias”, con el que el ser humano puede recordar con nitidez y a detalle un suceso que no es real.

El Dr. Ambrocio Mojardín Heraldez logró convertirse en un científico con gran influencia a nivel mundial por su aportación en la materia. Advertía la importancia de incluir a expertos del área de psicología, cuando apenas se discutía la transición hacia un nuevo sistema de justicia penal acusatorio en Sinaloa con los juicios orales.

Indicaba que un testigo podría reportar falsas memorias al ser sometido al estrés de un interrogatorio por parte de la autoridad, por lo que era necesaria la participación de la psicología para garantizar que el interrogatorio se realizara de manera correcta.

Su artículo, “Recollection rejection: false memory editing in children and adults”, se publicó en 2003 en la revista científica internacional Psychological Review, casi una década más tarde el académico recibió el Premio Científicos Mexicanos de Impacto Mundial por parte de la agencia internacional de información Thomson Reuters (Scientific) y el Consorcio de Universidades Mexicanas (Cumex).

Hasta el 2016, su artículo había sido citado por al menos 800 revistas científicas de gran nivel internacional, generando opiniones y nuevos conocimientos en el área de la memoria, lo que lo convertía en toda una autoridad en la materia.

Mojardín Heraldez estudió dicho fenómeno desde 1999, mientras en Estados Unidos se discutía el tema, a raíz de una serie de abusos sexuales en una guardería infantil. El seguimiento del caso, señaló el experto, llevó a que la psicología reconsiderara el ambiente legal en la búsqueda de la justicia. La discusión se centraba en cómo entrevistar a un niño de edad de guardería para lograr certidumbre en el testimonio, es decir, que no se alteraría su memoria con la información que involuntariamente se esté proveyendo.

En sus investigaciones, Mojardín Heraldez señalaba las desventajas de la memoria a considerar: el tiempo, lugar y condiciones emocionales del evento, las implicaciones emocionales de este con la víctima o el testigo, además del estrés que podría generarles estar frente a las autoridades, la personalidad del fiscal, el estilo y método de los interrogatorios.

“Por esas razones el nuevo sistema penal requiere la participación de la psicología, pues en el sistema anterior lo más importante eran las pruebas, ahora estas incluyen el propio debate, que tiene un peso distinto al sistema anterior. Se necesita un equipo multidisciplinario de sociólogos, criminólogos y psicólogos expertos en el comportamiento humano”, advirtió durante entrevista concedida en 2016.

El entonces miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) de Conacyt, fue autor de tres libros y fundó el Laboratorio de Investigación sobre Memoria y Aprendizaje de la UAS, mismo que se ubicaba en la Facultad de Psicología.

Formó a un gran número de estudiantes, muchos de ellos grandes investigadores que contribuyen a la generación de conocimiento.

En 2013 fue candidato a rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa. En su Plan estratégico para el desarrollo integral de la UAS proponía básicamente una institución fortalecida moral, social y científicamente, que además fuera verdaderamente autónoma, garante de madurez y libertad para crear las mejores propuestas de desarrollo social y económico para el estado.

Pese a contar con la hoja de vida más extensa entre los cinco aspirantes, la Comisión Permanente de Postulación descartó en la terna al investigador, excluyéndolo así de la posibilidad de ser votado por el Consejo Universitario.

Poco tiempo después, se jubilaría de la UAS y se desempeñó como coordinador ciudadano del Consejo Estatal de Seguridad Pública (CESP).

Mojardín Heraldez dedicó su vida a la investigación y a la docencia, así como al deporte y a apoyar a sus jóvenes paisanos de Cerro Agudo, que como él, deseaban desafiar su contexto y formarse como grandes académicos en la capital sinaloense.

En memoria del Dr. Ambrocio Mojardín Heráldez, 18 de septiembre de 1963– 28 de marzo de 2020.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo