Reflexiones

EDITORIAL

López Obrador contra todos ¿la nueva realidad en México?

El presidente le apuesta más a la división que a la unidad social y se muestra inamovible al imponer como única y universalmente obedecida la verdad personalísima.

No parece ser una nueva realidad la que viene en México a partir del 1 de junio ya que la atmósfera nacional sigue empantanada en la arcaica postura de la confrontación azuzada desde el Poder Ejecutivo Federal, y el régimen autoproclamado como Cuarta Transformación continúa involucionado en la verdad propia como única e insiste en tapar con un dedo la todavía amenazante pandemia de coronavirus.

Así, mientras la Organización Panamericana de la Salud sostiene que los casos de Covid-19 seguirán al alza en México, el presidente López Obrador arremete contra instituciones y medios de comunicación que le tocan el “yo tengo otros datos” en materia de propagación y letalidad. Otro polo de conflicto se abre entre estados que preparan los propios semáforos de incidencia para operar la reactivación económica y social, al mismo tiempo que la Secretaría de Gobernación avisa que centralizará el control de dicho sistema que determinará en qué municipios se abren actividades y en cuáles permanecerán cerradas.

Simultáneamente, se expande sobre el país la certeza de que el Gobierno Federal dejará solos a los sectores económicos en la fase de recuperación. El empresario hotelero Ernesto Coppel Kelly no se anda por las ramas al declarar que López Obrador “como no tiene ni idea de lo que es el turismo y las empresas, no nos va a ayudar, ni nos ha ayudado ni nos ayudará, al contrario, está azuzando a la raza contra nosotros”.

Y así, en el contexto donde la federación insiste en aplanar por decreto la curva de contagios del SARSCoV-2 mientras la enfermedad sigue registrando récords históricos de muerte y propagación, y la productividad y empleos siguen en caída libre, el líder de las instituciones nacionales refrenda su mayor vocación: sembrar vientos para cosechar tempestades.

El problema toral ha dejado de ser la emergencia de salud por el Covid-19 pues México puede salir rápido de la contingencia si prevalece la coordinación entre gobierno y sociedad. La realidad, y no la nueva sino la misma que se instaló en el país desde el primero de diciembre de 2018, es que a unas horas de que sea implementado el plan nacional de reactivación el presidente le apuesta más a la división que a la unidad social y se muestra inamovible al imponer como única y universalmente obedecida la verdad personalísima.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo