Reflexiones

Malú Morales

Pétalos al viento

La abuela condena a los niños a una vida de encierro en el ático por representar el producto de una “unión pecaminosa”. Ella se encarga de alimentarlos y la madre los frecuenta cada vez menos; decide casarse por segunda vez con el consentimiento de sus padres despreocupándose de los hijos.

Si hemos leído novelas tan perturbadoras como “Flores en el Ático” o al menos la hemos visto en el cine como película, sabremos que V.C. Andrews, la autora, tiene una gran capacidad para despertarnos sentimientos de indignación, rabia, asombro y hasta miedo; esta grandiosa escritora Estadounidense nos sacudió con su saga sobre la familia Dollangarger a quienes les dedicó nada menos que cinco libros para narrarnos su terrible historia, la que ha sido etiquetada  como “ficción gótica” o “novela psicológica”. Virginia Cleo Andrews, firmaba sus libros con sus iniciales. Nadie supo, hasta su muerte en 1986 que era una mujer la autora de tales temas; paralítica a causa de un accidente que sufrió muy joven, nunca apareció en público, no se casó ni tuvo hijos. Se dedicó exclusivamente a su extensa producción literaria.

Después de “Flores en el Ático” que fue la primera de la saga, escribió PÉTALOS AL VIENTO, en la que narra el destino de los 4 niños Dollangarger  que permanecieron durante 3 años y medio encerrados en la mansión de los abuelos, con el consentimiento de la madre que buscó refugio en sus padres después de la muerte de su marido. Corrine Foxworth llegó desesperada con sus 4 hijos: Christopher de 14 años, Chaterine de 12 y Carrie  y Cory, los gemelos, de 5. El recibimiento de la abuela fue frío, inmediatamente colocó a los niños en una recámara alejada para que no perturbaran la paz del abuelo, Corrine habla con su padre que no le perdona el haberse casado con su propio tío. La abuela condena a los niños a una vida de encierro en el ático por representar el producto de una “unión pecaminosa”.  Ella  se encarga de alimentarlos y la madre los frecuenta cada vez menos; decide casarse por segunda vez con el consentimiento de sus padres despreocupándose de los hijos. A tres años de privación de su libertad, mal alimentados, sin ver la luz del día,  se rebelan y escapan de la mansión con algún dinero y joyas que habían estado hurtando todo ese tiempo. De la mansión sólo salen tres, ya que Cory, uno de los gemelos había muerto en el encierro. Pétalos al Viento comienza con el escape de los tres hermanos que abordan un camión con la idea de alejarse completamente. Carrie, la pequeña se pone enferma en el trayecto; una mujer de color, voluminosa y compasiva, muda de nacimiento, les aconseja, por escrito, que deben llevar a la pequeña a un médico; logran convencer al chofer que inconforme se desvía de su ruta para dejarlos cerca de un poblado en donde la mujer de color trabaja como cocinera y ama de llaves para un médico. El profesionista los recibe sorprendido, pero atiende a la pequeña quien al parecer presenta síntomas de envenenamiento, lo que se corrobora al día siguiente con los resultados de los análisis: La niña tiene arsénico en su organismo. El médico los cuestiona severamente y ellos acaban confesando la verdad, por lo que les impide continuar su viaje. Los refugiados encuentran una hospitalidad que no conocían; el médico insiste en aplicarles análisis a los hermanos mayores y el resultado es el mismo: Arsénico en la sangre. Los cuidados de la empleada y el trato del doctor hacen que los jóvenes se sientan confiados. Cathy habla de su pasión por el ballet y Chris de su anhelo por llegar a ser médico. La pequeña ve en el galeno, al padre que no tiene y él, ve en ellos a la familia que perdió debido a un accidente en el que perecieron su esposa y su pequeño hijo; piensa en adoptarlos.  Tomando lo que la vida les ofrece, continúan sus estudios con el visto bueno de su nueva familia, Christopher decidido a estudiar medicina y Cathy se inscribe en una academia de ballet en la que destaca. La pequeña Carrie acomplejada por su estatura,  ingresa a un colegio privado en donde sufre de bullyng. Todo auspiciado por su benefactor. Cathy conoce en la escuela de danza al primer bailarín que la deslumbra y del que se enamora; él le propone viajar a Nueva York para unirse a una prestigiosa compañía. La chica se ilusiona con la meta de triunfar, de modo que cuando Julián le propone matrimonio, accede enfrentándose a la furiosa negativa de su hermano y la callada desaprobación del médico, quien mantiene la ilusión de casarse con la jovencita, 25 años menor. Los jóvenes bailarines destacan en la empresa de Nueva York para convertirse en la pareja brillante que el público aclama, tanto por su belleza como por su talento artístico. Sin embargo, la vida íntima es un desastre debido a los celos de Julián. Cathy descubre su embarazo el día en que su joven esposo, después de una disputa, toma el auto a gran velocidad provocando un accidente en el que pierde la vida. La muchacha vuelve a casa del médico donde es bien recibida y aprecia que sus hermanos continúan con sus metas de estudio. Paúl, el doctor, observa en los hermanos una especie de amor incestuoso. La bailarina nunca abandonó la idea de venganza en contra de su madre, pero sí abandona la danza convirtiéndose en maestra de ballet.  Conserva los recortes de periódicos que relatan los viajes de su madre en compañía de su joven esposo; Cathy se dedica a perseguirlo con afanes de seducción. El hombre se sorprende al conocerla por el gran parecido con su esposa, la misma belleza, pero con varios años de diferencia. Ella realiza su venganza pagando el precio de reencontrarse con su madre y abuela, así como ver perecer a un ser amado.

V.C. Andrews escribió tres novelas más para completar esta saga para deleite de sus seguidores.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo