Reflexiones

Sociedad Botánica

¿Por qué las plantas florecen en primavera?

Para distinguir entre el día y la noche, las plantas cuentan con receptores especiales en sus células, algo parecido sucede cuando llega la primavera…

Por: Genessys Berrelleza

Desde siempre se ha sabido que la llegada de la primavera trae consigo el nacimiento de nuevas plantas que se dedican a teñir el mundo de colores intensos, pero ¿sabes por qué sucede esto en dicha estación?

Las plantas tienen un reloj interno, el cual no solamente garantiza que cumplan sus tareas específicas, sino que también asegura las realicen en el momento adecuado. Por ejemplo, en el día, las plantas extraen energía de la luz solar; y en la noche, algunas especies, como el nenúfar rojo, se abren para servir como fuente de alimento a murciélagos y polillas.

Para distinguir entre el día y la noche, las plantas cuentan con receptores especiales en sus células, algo parecido sucede cuando llega la primavera…

Durante la estación primaveral crecen muchas flores y plantas debido a un mecanismo llamado “vernalización”, que consiste en que el desarrollo floral esté inactivo durante el frío, permitiendo así que las flores broten al empezar el calor. Esto no quiere decir que las plantas no estén vivas durante el invierno, solamente se encuentran “dormidas”.

Según un estudio de la Universidad de Texas, las plantas son capaces de reconocer la primavera, ya que pueden recordar haber pasado por un largo periodo de frío gracias a una molécula denominada COLDAIR, que actúa como memoria cuando transcurren de 30 a 40 días helados.

De la misma manera, es común ver más mariposas, abejas y colibríes durante esta estación, puesto que ellos buscan alimento en las flores, por lo tanto, al haber más floración en dicho periodo, estos animales (también llamados “polinizadores”) degustan una gran variedad de banquetes naturales a lo largo de la primavera.

Cabe aclarar que no todas las plantas florecen en primavera, tales como la nochebuena y la caléndula, que pueden soportar temperaturas bajas sin perder su vitalidad y sus colores.

Las plantas no se mueven, pero eso no detiene su crecimiento constante. Es esencial para ellas percibir señales ambientales que indican que ha llegado el momento de florecer, ya sea en primavera o en cualquier estación del año. Su éxito para crecer depende de sus sensaciones.

Atrévete a fascinarte con los matices de primavera visitando Jardín Botánico Culiacán, ¡cada especie de flora y fauna encantará tu mirada en esta temporada!

Agradecimiento especial:
Biól. Denisse Trujillo

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo