Reflexiones

Alejandro Luna Ibarra

Prueba de fuego en el SNTE: se democratiza o se divide

Habrá libre juego, “saca las manos” el CEN del SNTE 27; AMLO verá en primera fila.

“El presidente detuvo la camioneta y pidió que nos tomaran los datos para conocer más de la reanudación de la convocatoria para la elección de la directiva”, expresaron maestros estatales de la sección 37 del SNTE de Baja California, según trascendió este fin de semana en medios nacionales mientras el presidente, Andrés Manuel López Obrador, realizaba una gira de trabajo por Mexicali. Esto ocurrió luego de que el Comité Nacional Electoral del SNTE reanudara la convocatoria de elección de dirigentes sindicales de la sección 2 (maestros federalizados) de Baja California, que ya está en proceso.

El presidente López Obrador dijo al inicio de su gobierno que tenía boletos para ver en primera fila la democratización del SNTE y acaba de sonar la tercera llamada para comenzar, pues este lunes 18 de octubre se reanudó el proceso de la sección 31 de Tlaxcala y se espera en las próximos horas y días la reanudación de los procesos en las otras secciones que ya habían sido convocadas –21, de Nuevo León, 26 de San Luis Potosí, 27 de Sinaloa y 37 de Baja California—.

Después de haberse mostrado como un dirigente rebelde y desafiante –que retaba a la Secretaría del Trabajo, a la SEP, al INE y a las cámaras de Diputados y Senadores, en el 2019—, amparado en una argucia legal para seguir siendo juez y parte en el proceso de cambio de dirigencia sindical, dos años después, Alfonso Cepeda ha dado muestras de aceptación de las orientaciones del gobierno federal, por lo que todo parece estar listo para iniciar el proceso real de transición hacia la democracia y el presidente ya quiere ver el show.

Aunque la reanudación de los procesos de elección en las seis secciones convocadas se realizaría con base en un reglamento de elección muy cuestionado, porque no fue producto de un congreso de reforma estatutaria, las circunstancias políticas ahora son distintas. El SNTE pactó con Morena en las elecciones de 6 de junio –donde Morena ganó 11 de las 15 gubernaturas en juego y la mayoría en la cámara de diputados— y Alfonso Cepeda se ha convertido en el principal artífice para el regreso de los maestros a clases presenciales, además de establecer un compromiso público ante el presidente de promover y permitir las elecciones sindicales libres, como lo estableció en el VI pleno seccional extraordinario de la sección 31 de Tlaxcala, donde dijo que hay muchos nuevos liderazgos que están listos para hacerse cargo de una sección sindical, en todo el país, y conminó a los maestros a denunciar si alguien del comité nacional intenta interferir en el proceso para favorecer a un candidato.

Aunque muchos maestros no creen en las intenciones democráticas de su dirigente nacional, ya no se trata sólo de un acto de buena voluntad sino de su supervivencia política. Es decir, Alfonso Cepeda está a prueba y si los procesos electorales de las secciones convocadas resultaran manchados o fraudulentos, no hay duda de que Cepeda se va, y el interés del presidente López Obrador en el proceso de Baja California es muestra clara de que está al pendiente del cumplimiento del compromiso del dirigente magisterial de democratizar el SNTE, más allá de lo que diga el reglamento o la ley.

Si en el 2019 el discurso democratizador de Cepeda era solo demagogia, con la que pretendía engañar a los maestros y al propio presidente, ahora, a finales del 2021, está obligado a cumplirlo porque de ello depende su permanencia al frente del SNTE. Sin embargo, es necesario documentar y denunciar las irregularidades que pudieran cometer los dirigentes del SNTE para favorecer a sus candidatos, pues a nadie se puede sancionar o destituir de “oídas”, con base en chismes o especulaciones.

Habrá que distinguir, entonces, entre la arenga y los discursos críticos circulados en medios y redes sociales para hacer propaganda electoral, y la documentación legal y formal de las irregularidades ante las instancias correspondientes, que luego podrán ser divulgadas en redes y medios de comunicación. Es decir, las denuncias tendrán que hacerse de manera formal para que puedan surtir efectos legales y luego, si se quiere, divulgarlas.

En Sinaloa, los candidatos de las planillas verde, blanca y tinta han denunciado en medios y redes sociales, en múltiples ocasiones, la intromisión del secretario general Edén Inzunza Bernal y del representante del Comité Ejecutivo Nacional del SNTE en la sección 27, Noé Rodríguez García, en favor del candidato oficial de la planilla naranja, Genaro Torrecillas, así como la intromisión de los funcionarios de la SEPYC para favorecer a la planilla naranja, sin embargo, hasta la fecha no se conocen ningún documento de denuncia formal, firmado y sellado de recibido en alguna instancia del CEN del SNTE.

Es decir, cualquier hecho que se considere irregular o ventajoso deberá documentarse, presentarse y divulgarse, para que la presidencia también acuse de recibidas las denuncias, pues al margen de que el SNTE tenga sus propias instancias de calificación y sanción de irregularidades, los procesos serán vigilados con lupa desde la propia presidencia de la república, pues si la dirigencia nacional no procede contra las irregularidades, promovidas o cometidas por sus propios miembros, estaría demostrado su incapacidad y/o ineficiencia para estar en el cargo, lo que sería una justificación válida para su destitución. Y una eventual destitución de su dirigencia nacional –no solo de Cepeda—, sería desastrosa para el grupo dirigente, pues no tendrían calidad moral para proponer una nueva dirigencia, lo que subiría los bonos de las expresiones nacionales disidentes.

¿Sancionará Alfonso Cepeda a miembros del comité nacional que incurran en irregularidades en los procesos de elección seccionales, a sabiendas de que si no lo hace va en juego su propia cabeza? ¿Procederá Alfonso Cepeda contra Jesús Salomé Rodríguez Manjarrez, representante del CEN del SNTE en Chihuahua, trabajando abiertamente en favor de la planilla naranja en la sección 27 (evidenciado en redes sociales) si se presenta la denuncia formal correspondiente? Todo mundo tiene derecho a tener candidato y a apoyarlo, pero no desde un cargo del comité nacional, usando la investidura y los recursos del SNTE.

 ¿Trascenderán los candidatos de las planillas que solicitaron registro, de la arenga y la denuncia de oídas, al plano formal, documental y jurídico?

El discurso democratizador del dirigente nacional del SNTE, refrendado recientemente en la sección 27 de Sinaloa por el secretario de organización Juan Manuel Armendariz, de que “no hay línea”, marcó aquí la reanudación del proceso de elección de dirigencia seccional –aunque no se ha reactivado la convocatoria— y parece que viene muy en serio, pues ya no se ha visto ni a Edén Inzunza ni a Noé Rodríguez acompañar o apoyar a Genaro Torrecillas, de la planilla oficial.

El compromiso de Armendariz de que habrá “piso parejo” en la elección de la sección 27 fue también una advertencia para que no se metan Edén y Noé ni ningún otro miembro del comité nacional del SNTE para favorecer a Torrecillas, lo que habría tenido un impacto liberador en todos aquellos maestros que apoyaban, bajo coacción, a la planilla naranja y estaría generando un reacomodo de fuerzas al interior de las planillas.

Tal parece que en el comité nacional ya se sabe que perderá la planilla naranja, a pesar de los esfuerzos que pudieran hacer para ayudarle –pues ya no se puede intervenir directamente—, por lo que han preferido soltar la dirigencia de la sección 27 al libre juego de fuerzas político-sindicales locales, como lo sugiere la foto del taller de capacitación electoral con la participación de Edén y Noé y los candidatos de las cuatro planillas, luego de la visita de Juan Manuel Armendariz.

PRUEBA DE FUEGO

En el CEN saben que pierden más –ante los ojos del presidente—, con una elección manchada, aunque gane su candidato, que con una elección democrática que fortalecería al SNTE y la dirigencia de Alfonso Cepeda, ya que es más redituable recuperar la confianza del magisterio en el SNTE, que ganar, con trampa, las estructuras seccionales del sindicato, a riesgo de dividir y pulverizar una organización nacional en muchos micro sindicatos locales fuera de control –que es hoy la principal amenaza que enfrenta el SNTE si sus dirigentes vuelven a hacer trampa en la renovación de sus directivas—,  pues la propia agrupación Maestros por México mantiene como una opción viable, o plan B, la formación de otros sindicato nacional con todos sus seguidores y pugnar por la titularidad del contrato colectivo en los estados, si el SNTE no se democratiza.

La inminente reanudación del proceso de renovación de dirigencia de la sección 27 puso en alerta a todos los aspirantes, especialmente a los de las planillas opositoras, que se reunieron el fin de semana para establecer un nuevo pacto para la defensa del proceso, lo cual demuestra el interés de los maestros en el cambio sindical y la coincidencia crítica contra la planilla oficial.

Otro factor que podría ser indicador del interés del CEN en que el cambio en la sección 27 sea tranquilo y democrático, es el retraso temporal de la reanudación del proceso, pues una de las principales exigencias de los representantes de las planillas es evitar la intromisión de los funcionarios del Gobierno del Estado en la elección, en favor del candidato de la planilla oficial, por lo que la votación sería después de que haya tomado posesión el nuevo gobernador y su nueva secretaria de educación, de tal manera que, ya para entonces, pudiera haber nuevos funcionarios en la estructura de la SEPYC,  que no estén comprometidos con la planilla naranja, como, incluso, fue uno de los peticiones acordadas en el nuevo pacto de las planillas tinta, verde y blanca.

Si la elección fuera una semana después del cambio de gobierno y siguen en operando los mismos funcionarios, el problema ya no sería del CEN del SNTE, sino del Gobierno del Estado, por lo que esa si es una tarea que deberá atender con urgencia quien se hagan cargo del sector educativo.

El show de la democracia del SNTE ya inició.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo