Reflexiones

Malú Morales

¿Quién es Pascual Duarte?

Llegó a mis manos un viejo libro, que no un libro viejo, puesto que lo primero denota decadencia, que es obsoleto, que está lejos del interés del lector; mientras que lo segundo un libro viejo, guarda la sabiduría que el autor y el tiempo le han dado.

Tal es el caso de la novela LA FAMILIA DE PASCUAL DUARTE, del escritor español Camilo José Cela (1916-2002) Premio Nobel 1989, de quien se dice: un escritor innovador y controvertido, quien inaugura un nuevo término de la literatura española llamado “Tremendismo”; su obra se enfrentó a las críticas y a la censura; esta novela fue prohibida su distribución en Madrid. Se le ha nombrado como el representante de la literatura de la posguerra.

LA FAMILIA DE PASCUAL DUARTE, publicado en 1942 relata la vida de un hombre que vivió la pobreza y el mal trato de sus padres, de ahí su carácter rencoroso e impulsivo. La historia es contada por él mismo en una carta y un manuscrito voluminoso, que escribe desde la cárcel, en donde cumple una condena por asesinato. La carta comienza así: Yo, señor, no soy malo, aunque no me faltarían motivos para serlo…

El padre de Pascual, áspero y brusco daba grandes palizas al niño y a la madre, ésta desabrida y violenta tenía un humor que se daba a todos los diablos con un lenguaje que Dios le haya perdonado… el desprecio y la violencia con que los padres se trataban hacía que Pascual huyera de la casa con frecuencia. El padre lo mandó a la escuela donde aprendió lo básico, pero a instancias de la madre y más por contradecir al marido, convenció a Pascual para que abandonara los estudios. Pascual niño vio nacer a su hermana Rosario a la que el padre recibió con beneplácito; la niña creció con gracia e ingenio y con avidez por conocer la vida; a los catorce años abandonó el hogar, conoció a un torero vividor y explotador de mujeres de quien Rosario se enamoró. La familia tardó en asimilarlo. La madre sostenía amores ocultos con un vecino y queda embarazada. El día en que dio a luz, el padre de Pascual había sido mordido por un perro rabioso; a la par que la mujer sufría un parto doloroso, el padre fue encerrado, con la ayuda de los vecinos, en una alacena en donde repartía mordiscos y patadas que no cesaron hasta dos días después en que lo encontraron muerto, con los ojos brillantemente abiertos. El pequeño Mario logró sobrevivir pocos años sin haber logrado caminar ni hablar. Un día amaneció ahogado en una tinaja de aceite. La madre no le lloró al hijo inválido. En las memorias de Pascual se lee: …tal odio llegué a cobrar a mi madre y tan de prisa había de crecerme, que llegué a tener miedo de mí mismo… El muchacho se enamoró de Lola y ella de él, la boda se realizó en poco tiempo debido al embarazo de la joven. Los novios se tomaron tres días de luna de miel en una posada cercana. De vuelta a casa montados en una yegua adornada con esmero, pasaron por una  taberna en la que los amigos del novio lo invitan a celebrar. Pascual manda a Lola a casa en la yegua … y allá se marchó jineta sobre la hermosa yegua… Los amigos beben, cantan y chismorrean entre risas y vino; Zacarías, amigo de la infancia hace algunos comentarios que molestan a Pascual, discuten y salen a relucir las navajas. Zacarías recibe tres navajazos, por lo que, le iba manando la sangre como de un animal… Pascual es llevado por sus amigos a su casa en donde le espera otra desgracia al enterarse de que su mujer había abortado, sólo escucha lejana la voz de la partera, la descabalgó la yegua… Pascual se dirige a la cuadra en donde el animal descansa; el hombre saca la navaja para clavarla en la dura piel por lo menos veinte veces…

Lola vuelve a embarazarse; nace un niño sano que provoca los desvelos de los padres ante el miedo de perderlo, hacen planes para su futuro y ven con angustia que, a los once meses el niño contrae unas fiebres que le arrebatan la vida. Desde ese tiempo, la mirada perdida de la esposa y los gestos acusadores de la madre, hicieron que Pascual huyera del hogar; permanece en Madrid durante dos años, la nostalgia lo hace volver. La esposa lo recibe bien sin tratar de ocultar una confesión: Voy a tener un hijo…Lola se niega al aborto que le pide el marido y a revelar el nombre del padre de la criatura. Pascual la acosa para sacarle la verdad hasta que ella confiesa presa de temblores para caer muerta instantáneamente. Un nido de alacranes se revolvió en mi pecho y, en cada gota de sangre de mis venas, una víbora me mordía la sangre. Pascual busca y encuentra al culpable para matarlo. En la cárcel cumple una condena de tres años por buena conducta y recupera su libertad. La madre lo recibe como si los odios de otros tiempos volvieran. Rosario, la hermana se empeña en que Pascual recupere el interés por vivir, por lo que le lleva  a Esperanza, una joven que siempre había querido a Pascual. Se casan y el hombre conoce un poco de paz, pero… La madre seguía usando las malas artes. Me quemaba la sangre con su ademán huraño e hiriente… Fue una noche cerrada cuando Pascual desenvainó el cuchillo para dirigirse al cuarto de su madre que dormía; permaneció mucho tiempo contemplándola y finalmente: La sangre corrió desbocada y me golpeó la cara… La mujer de Pascual, paralizada en la puerta, vio todo. Se le apagó el candil.

Camilo José Cela, argumenta sobre su novela: Empecé a sumar acción sobre acción y sangre sobre sangre y aquello me quedó como un petardo.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo