Reflexiones

Malú Morales

Réquiem para una muñeca rota

Vanessa no podrá participar en la pasarela… no está en condiciones… qué pensarán los compradores y la prensa de una modelo con la piel cubierta de moretones.

Leer a Eve Gil (1968) en penetrar a un mundo irreverente, en el que encontramos un estilo fresco, fluido, sincero. Ella narra la vida como la ve y la expone con intensidad, dando a sus personajes un tratamiento realista, los muestra de carne y hueso. Nacida en Hermosillo, Sonora, comenzó haciendo periodismo cultural; ha sido becada, premiada, criticada y sobre todo, muy leída. Tiene en su haber varias novelas, ensayos y artículos de gran nivel expresivo. De entre sus creaciones ha incursionado bajo la influencia de la literatura japonesa. Ha escrito  sagas  al estilo de las mangas japonesas, a lo que ella ha llamado: realismo mángico.

Su novela RÉQUIEM PARA UNA MUÑECA ROTA con el subtítulo de (Cuento para asustar al lobo) es una trama de gran intensidad, con personajes adolescentes que nos muestran su búsqueda existencial, van descubriendo el sentido de la lealtad, el amor, los celos y el sexo. Moramay y Vanessa tienen 13 años, se conocen en el autobús escolar. Moramay tiene sobrepeso, usa brackets, es hija única, le gusta leer todo lo que tiene al alcance. Su padre es un importante hombre de negocios,  convive poco con ella, es dueño de una cadena de cines y cuenta con cierta influencia en el ambiente político. La madre se dedica a cuidar de su belleza. Sólo la tía Lú, le dedica tiempo para escucharla y orientarla con toda la aceptación de su condición de lesbiana. Moramay se queda impactada al ver la figura perfecta de Vanessa que tiene una hermana conflictiva de 9 años y está comenzando su carrera como modelo juvenil. Al padre se le menciona poco, al parecer desapareció dejando honda huella en las hijas. La madre imparte clases de ballet, es descuidada en su casa y en su persona; se dedica a recoger gatos y perros callejeros. Su gran meta en la vida es hacer de su Vanessa una súper modelo internacional. Las chicas simpatizan desde el principio, comparten sueños y anhelos. La historia transcurre en el año en que mataron a John Lennon.

La amistad entre ambas jovencitas se afianza cada día; se confían, se cuidan y se apoyan en todas sus iniciativas. El día en que Vanessa le confió a su amiga que tenía novio, los celos torturan a Moramay tratando de impedir que los enamorados disfruten de su noviazgo, es lo único en que está de acuerdo con la hermana menor. Sólo que a Vanessa le aburrió pronto el chico de buenos modales que le obsequiaba flores a su mamá para conquistarla, ante el alivio de su amiga que sintió recuperarla. Besos y abrazos sellaron la recuperada fortaleza. Hasta que apareció Guillermo, motociclista de 19 años, vestido de cuero negro, líder de una banda de rock, luciendo colgajes de indio piel roja; “un pelafustán”, se dijo Moramay, despectiva. Pronto Vanessa encontró la manera de salir de su casa con su amiga y su hermana y escaparse con su nuevo novio para perderse en los vericuetos del parque. La madre de Moramay protestó al enterarse de que Maitane, madre de Vanessa, permitía y alentaba a su hija para que apareciera en revistas juveniles exhibiendo ropa interior. ¿Por qué nunca me dijiste que Maitane prostituye a su hija? Lo que desató la indignación de la mejor amiga, que admiraba la belleza de la incipiente modelo.

Moramay decide darle salida a su vocación de escritora; comienza a escribir una novela, retomando un poco de sus libros favoritos. Desde El amante de Lady Chatterley, Love Story, pasando por Nacida Inocente y Memorias de una pulga, entre otros; de tal amasijo surgió: Un lección de amor, de la precoz mente de una escritora de 14 años.  No faltó el espíritu comercial de otra alumna que se dedicó a sacar copias y venderlas en el colegio mismo, lo que no se pudo ocultar a la directora, que escandalizada mandó llamar a la mamá de la incipiente escritora que fue recibida con la fría sentencia: Su hija es afecta a escribir pornografía y comercia con ella entre sus compañeritas… Si Moramay no fue expulsada del colegio fue gracias a los contactos que movió su padre. Lo que sí tuvo que sufrir fue la prohibición de continuar su amistad con Vanessa por ser una mala influencia.

La joven modelo, por su parte, recibió una invitación para desfilar en pasarela exhibiendo lencería fina. La madre sumamente complacida lleva a su hija a la sesión de fotos. La coordinadora del desfile la llama a su oficina para hacerle saber que: Vanessa no podrá participar en la pasarela… no está en condiciones… qué pensarán los compradores y la prensa de una modelo con la piel cubierta de moretones. Ante el estupor de la madre, la ejecutiva enfatizó: Chu-pe-to-nes… acentuando la chhhh.

Las chicas entran en crisis. Una con la amenaza de enviarla a vivir a su tierra natal, Hermosillo, la otra encerrada por un tiempo indeterminado. Se dan cita en la recámara de Vanessa; ante su infortunio deciden un  pacto suicida: Al mismo tiempo tomarán una considerable cantidad de pastillas. Se despedirán de este mundo juntas. Dejarán sendas cartas póstumas. Nadie podrá separarlas jamás. La noche elegida beben una buena cantidad de alcohol, aparecen las confidencias, se habla de violaciones, abusos,  nula atención de sus padres, de la virginidad y de lesbianismo. El llanto brota incontenible entre caricias y descubrimientos insospechados.

El escritor Agustín Cadena, se refiere a Eve Gil: Sus novelas son feministas, enjundiosas, cuyas protagonistas son mujeres que deben aprender a sobrevivir en un mundo sexista.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo