Reflexiones

Dr. Jorge Rafael Figueroa Elenes

Sinaloa en progreso social, ¿cómo vamos?

Sinaloa ocupa el primer lugar en la dimensión OPORTUNIDADES (OP).

Analizo en esta ocasión los resultados 2020 del llamado Índice de Progreso Social (IPS). Se trata de un indicador que se elabora desde hace más de 10 años y que nace como una forma de medir el bienestar dentro de una región, un país o una comunidad. Incluye indicadores medibles y utiliza una metodología sólida que ya se ha replicado a lo largo de los años en más de 160 territorios a nivel global, y en decenas de países a nivel subnacional, facilitando la medición y comparación del bienestar de las personas en el tiempo y entre demarcaciones. En el caso de México, el IPS a nivel estatal surge en 2019 a partir de la alianza de México, ¿cómo vamos? (MCV), la iniciativa Social Progress Imperative y la Escuela de Negocios INCAE. El propósito de MCV es que además de indicadores económicos accesibles sobre el crecimiento de nuestro país, pueda contarse con una medición del progreso social en cada entidad federativa.

El IPS es un índice diseñado para satisfacer la necesidad de una medida integral de la calidad de vida de la población. Es independiente de los indicadores económicos como el PIB, pero no busca reemplazarlos sino complementarlos y su propósito principal es evaluar aquello que realmente importa en la vida de las personas: ¿Tengo un hogar que me brinde protección? ¿Tengo suficiente para comer? ¿Tengo acceso a educación? En todo caso, el IPS permite evaluar la eficacia con la que el éxito económico se traduce en progreso social. Para su construcción se consideran tres dimensiones, NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS, FUNDAMENTOS DEL BIENESTAR y OPORTUNIDADES, cada una dividida en cuatro componentes. Nutrición y cuidados médicos, agua y saneamiento, vivienda y, seguridad personal, en el caso de NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS; acceso a conocimientos básicos, acceso a información y comunicaciones, salud y bienestar y, calidad medioambiental son los componentes de los FUNDAMENTOS DEL BIENESTAR y; derechos personales, libertad personal y de elección, inclusión y acceso a educación superior, conforman la dimensión OPORTUNIDADES.

Fuente: tomado de ÍNDICE DE PROGRESO SOCIAL. MÉXICO 2020. SUBNACIONAL MÁS ALLÁ DEL PIB. México, ¿cómo vamos? (MCV), Social Progress Imperative y Escuela de Negocios INCAE.

En este indicador, México ocupa en el mundo la posición 62 (nivel medio alto) de una lista en la que los primeros lugares son para Noruega, Dinamarca, Finlandia, Nueva Zelanda y Suecia. Las mejores calificaciones las tiene México en la dimensión NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS y, por componentes, en inclusión (52) de la dimensión OPORTUNIDADES y, agua y saneamiento (57) de las NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS. Para el ámbito nacional, el IPS México 2020, que utiliza como insumo datos generados entre 2017 y 2020, muestra que Nuevo León, Sinaloa y Yucatán ocupan los primeros lugares, mientras que, en el fondo de la tabla, aparecen Guerrero, Oaxaca y Chiapas.

Fuente: tomado de ÍNDICE DE PROGRESO SOCIAL. MÉXICO 2020. SUBNACIONAL MÁS ALLÁ DEL PIB. México, ¿cómo vamos? (MCV), Social Progress Imperative y Escuela de Negocios INCAE.

Se aprecia que en el periodo 8 entidades mostraron incrementos en el puntaje y que, en particular, Baja California Sur, Tlaxcala y Sinaloa tuvieron los mayores aumentos. En consecuencia, los tres elevaron su posición en el IPS 2020: Baja California Sur pasó de la posición 25 a la 13, Tlaxcala de la 26 a la 19 y Sinaloa de la 4 a la 2. En contraste, Querétaro y Zacatecas tuvieron disminuciones en el puntaje entre 2019 y 2020. Querétaro se ubica en el puesto 7 y Zacatecas en el 26, siendo que en 2019 sus posiciones habían sido la 2 y 23, respectivamente.

El documento general en el que se presentan los resultados del IPS 2020, hace notar que los niveles de PIB per cápita y los resultados en el IPS de cada estado, muestran una correlación positiva, lo cual evidencia que los estados con menor ingreso también suelen tener menor desarrollo social. Por ejemplo, Guerrero, Oaxaca y Chiapas son los tres estados con menor puntaje en el IPS y son también los que, en el ámbito nacional, muestran el menor PIB per cápita. Sin embargo, se observa también, que existen entidades como Campeche y Baja California Sur, que ocupan el primer y cuarto lugar nacional en términos de PIB per cápita, pero a ellas les corresponden las posiciones 15 y 13 en el IPS 2020. MCV considera que, en casos como estos, es necesaria una reevaluación de las políticas públicas y la asignación de recursos, de manera que se logren aprovechar los recursos económicos para proveer un impulso al desarrollo social y el nivel de vida de las poblaciones de cada estado. Habría que destacar que hay entidades cuyo comportamiento es exactamente el contrario, están bien ubicadas en el IPS 2020, pero su PIB per cápita no es de los mejores. Es el caso de Sinaloa, posición 2 en el IPS y posición 18 en el PIB per cápita por entidad federativa.

Existe también evidencia empírica de una correlación positiva entre el IPS 2020 y la pobreza laboral. Se refiere esta última a la situación en la que los ingresos laborales del hogar son insuficientes para que una persona pueda adquirir los productos incluidos en una canasta alimentaria básica. De nuevo, Chiapas, Oaxaca y Guerrero, son las entidades con el menor puntaje en el IPS y con el mayor porcentaje de su población ocupada en situación de pobreza laboral.

En lo sucesivo concentraré el análisis en la situación del estado de Sinaloa.

La entidad ocupaba en el IPS 2019 la posición 4 y ha pasado a ocupar, como he señalado, la posición 2 en el IPS 2020. Tan buenas posiciones obedecen fundamentalmente a que en ambas mediciones (IPS 2019 e IPS 2020) Sinaloa ocupa el primer lugar en la dimensión OPORTUNIDADES (OP). Las mediciones incluidas en esta dimensión tienen que ver con la presencia de una sociedad más incluyente y una buena posición en ella obedece a una destacada calificación en variables como paridad de género en educación superior, la escolaridad de las mujeres y su participación en los congresos locales, y la inclusión en la sociedad de poblaciones como la indígena, la comunidad LGBTTI o con discapacidad.

En las otras dimensiones, NECESIDADES HUMANAS BÁSICAS (NHB) y FUNDAMENTOS DEL BIENESTAR (FB), Sinaloa ocupa las posiciones 11 y 16 respectivamente, sin cambios significativos en los puntajes respectivos, pero con una ligera mejoría en la posición en el caso de NHB (pasó del puesto 12 al 11) y una caída en FB (pasó del puesto 11 al 16). De manera general, las NHB describen aquellas condiciones esenciales que un individuo debe satisfacer para tener calidad de vida mínima, incluyendo alimentación sana y suficiente, agua y saneamiento, una vivienda digna, y la protección a su integridad física y mental. Por su parte, los FB, consideran que el bienestar aumenta en la medida en que la población tiene acceso a la educación, a la información que le permite tomar decisiones, a un estilo de vida saludable y a un medio ambiente sano. En estas dimensiones, Sinaloa se encuentra cerca de los primeros 10 puestos en el caso de las NHB y a media tabla en la medición de los FB.

Por componentes, Sinaloa tiene una destacada posición en derechos personales (2), inclusión (5) y acceso a educación superior (3), todos de la dimensión OPORTUNIDADES. De manera respectiva, cada uno de estos componentes responden a las preguntas, ¿Las personas están libres de restricciones sobre sus derechos?, ¿Alguna persona está excluida de la oportunidad de ser un miembro activo de la sociedad? y ¿Las personas tienen la oportunidad de alcanzar altos niveles de educación?

En cambio, las mayores debilidades de la entidad se advierten en nutrición y cuidados médicos básicos (26) de la dimensión NHB y, acceso a conocimientos básicos (22) y calidad medioambiental (24) de la dimensión FUNDAMENTOS DEL BIENESTAR. En estos casos los indicadores responden a las preguntas ¿Las personas tienen suficientes alimentos y reciben cuidados médicos básicos?, ¿Las personas tienen las bases educativas que les permitan mejorar sus vidas? y ¿Esta sociedad está utilizando sus recursos de manera que estén disponibles para futuras generaciones?

Sin duda Sinaloa ocupa en el ranking del IPS 2020 una destacada posición que evidencia que está en mejores condiciones que las entidades que como ella, se caracterizan por tener un PIB per cápita medio (los puntajes de las entidades se obtienen siguiendo esta metodología). Se observa que la entidad tiene componentes ubicados en las mejores posiciones en el plano nacional, los cuales es necesario atender y cuidar para conservarlos y de ser posible mejorarlos.

La impresión que queda es que el sinaloense promedio vive mejor que la situación que le correspondería de acuerdo con su nivel de PIB per cápita, lo que confirma que el ingreso es importante pero no definitivo en términos de bienestar.

Creo que es importante también estar al pendiente de estos indicadores que seguramente se verán impactados en las próximas mediciones por los efectos de la crisis económica provocada por el Covid-19, cuyos impactos se están manifestando en formas y magnitudes diferentes en las distintas regiones de México.

Finalmente considero que la ocasión también es propicia para que en el marco de la elección de los relevos de los gobiernos municipales y estatal, quienes aspiran a esos puestos, tomen conciencia de que lo que la sociedad espera de ellos es justamente su aplicación para mantener los indicadores y las variables de buen comportamiento, pero además para atender las dimensiones, los componentes y las variables que muestran rezagos. Para Sinaloa, de acuerdo con el IPS 2020, se han señalado los componentes de buen desempeño que es necesario mantener, pero se han identificado también aquellos que evidencian un mal desempeño, nutrición y cuidados médicos básicos, acceso a conocimientos básicos y, calidad medioambiental. Para ser precisos, las variables sobre las que hay poner atención son carencia por acceso a la alimentación, mortalidad materna, mortalidad infantil y mortalidad por enfermedades infecciosas; matriculación en educación preescolar, analfabetismo, matriculación en educación primaria, matriculación en educación secundaria y paridad de género en educación secundaria y; estrés hídrico y satisfacción con áreas verdes. En términos de progreso social, aquí andamos mal y en términos económicos, superar el lugar 18 en el PIB per cápita por entidad federativa y mejorar en muchas de las variables económicas, sigue siendo un reto.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo