Al mismo tiempo que el secretario de Turismo del Gobierno de Sinaloa, Óscar Pérez Barros, convoca a los empresarios del ramo a ser muy pacientes y responsables en cuanto a la fecha para reanudar actividades porque el estado sigue en semáforo rojo por Covid-19, empieza a mostrarse el desespero y la presión en la llamada industria sin chimeneas debido a que otros destinos de playa, como es el caso de Cancún, reactivaron operaciones.

El 10 de junio, en reunión virtual que los hoteleros de Mazatlán sostuvieron con el secretario de Turismo del gobierno federal, Miguel Torruco Marqués, los miembros del sector hicieron ver que entre más tiempo se tarde el anuncio de reapertura de las actividades turísticas, menos tiempo van a tener para asegurarse de que están implementando bien los protocolos sanitarios y que los clientes se sientan seguros y tranquilos.

En sí cuestionan si es o no buena medida apegarse a los semáforos sanitarios porque éstos podrían potencializarse si se reestructuran para obedecer a la habilidad que tenga cada sector para disminuir el ritmo de producción. “Es sumamente importante que todo este esfuerzo no venga a ser truncado por un semáforo que pueda tender a funcionar de una forma general”, expuso Rodrigo Becerra Rodríguez, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados de Mazatlán.

En la misma línea de acción y cuestionamientos, los pequeños y grandes comerciantes asociados al turismo se han manifestado por la reapertura de playas para retomar las fuentes de sustento, sin importar que el viernes la Secretaría de Salud federal determinó mantener a Sinaloa en semáforo rojo. Al grito de “¡tenemos hambre!” apelan a la comprensión de autoridades federales, estatales y municipales para regresar al ritmo de vida prevaleciente antes de la cuarentena.

¿Qué significa el turismo para Sinaloa?

De acuerdo a datos del Consejo para el Desarrollo Económico de Sinaloa basados en el reporte de la Secretaría de Turismo Federal a través del Sistema de Monitoreo DataTur, el sector se comportó en el estado de la siguiente manera en el trimestre enero-marzo de 2020:

1 Creció 0.2% respecto al mismo periodo de 2019, lo cual significa la aportación de servicios a 924 mil 262 turistas distribuidas así: el 64.8% en Mazatlán, el 21.4% en Culiacán, el 8.8% en Los Mochis, el 2.7% en Escuinapa, el 1.2% en El Fuerte y el 1.1% en El Rosario.

2 Contó con 14 mil 836 cuartos disponibles promedio diario, lo que representó un aumento de 0.6%. Por municipios, Mazatlán aumentó 132 cuartos (1.4%); Escuinapa 8 cuartos (3.5%); y Culiacán 7 cuartos (0.3%); Los Mochis disminuyó 58 cuartos (-3.7%); y El Fuerte y Rosario no mostraron variación alguna.  De los 14 mil 836 cuartos disponibles en Sinaloa, Mazatlán concentró 9 mil 676 cuartos, que representa el 65.2%; Culiacán 2 mil 811 cuartos (el 19.0%); Los Mochis 1 mil 493 cuartos (el 10.1%); El Fuerte 433 cuartos (el 2.9%); Escuinapa 237 cuartos (1.6%); y, El Rosario 186 cuartos (el 1.2%).

3 Tuvo un porcentaje de ocupación en hoteles y moteles de 50.2% y los turistas que visitaron Sinaloa reportan una estadía promedio de 2.3 días. En turistas-noche el registro es de 2 millones 145 mil 674, los que significa 312 mil 937 más con respecto al mismo periodo de 2019 y el crecimiento es de 17.1%.

4 Mazatlán tiene el 6% de los 157 mil 297 cuartos disponibles en destinos de playa de todo el país y recibió el 8.2% del total de los 7 millones 313 mil 208 turistas que visitaron sitios de sol y arena de México, situándose en el tercer lugar después de Cancún que tiene el 26.4 de participación y Acapulco con el 22.1 por ciento.

El turismo con Mazatlán como líder representa un puntal esencial del desarrollo de Sinaloa y por lo tanto la decisión de volverlo a la posición de “On” significa la posibilidad de que la recuperación económica estatal se logrará en forma más ágil. Es cuestión de definir los protocolos sanitarios para que nadie esté en peligro. Con trabajadores, turistas y ciudadanos en general protegidos será posible darle vuelta pronto a la página de la pandemia del SARS-CoV-2.

En resumen, Sinaloa se declara listo para la reactivación de la rama turística, pero el semáforo epidemiológico está en rojo y deberá seguir en espera de que las autoridades tomen la decisión en los ámbitos federal y estatal. Al iniciar las acciones para obtener los distintivos de sanidad y definir los protocolos a seguir, se da por hecho que en el transcurso de unas semanas se proceda a la recuperación gradual.

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO