Reflexiones

EDITORIAL

“Ya vamos de salida del Covid-19”, pero ¿hacia dónde?

¿Hacia dónde es dicha salida: a más crisis en salud pública o a la contención segura del SARS Cov-2?

Hoy por la mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que la semana en curso es la última del programa de sana distancia debido a que México ya va de salida de la pandemia por coronavirus, agradeciéndole a la ciudadanía por su buen comportamiento, ofreciéndoles el pésame a las familias que sufrieron la pérdida de vidas humanas y enviándoles abrazos a los enfermos.

Dijo que “de acuerdo a los informes que tenemos ya vamos de salida y desde luego no debemos de confiarnos, no relajar las medidas de prevención, seguir las recomendaciones hasta el fin de semana que termina esta etapa. Vamos a prepararnos para el reinicio de las actividades productivas, para impulsar la actividad económica, con cuidado para que no tengamos problemas posteriores, siempre apegados a los protocolos de salud, pero ya se va a ir abriendo el país a la industria de la construcción, a las actividades mineras, a la industria automotriz y lo que tiene que ver con el esparcimiento, actividad deportiva, el regreso poco a poco a la nueva normalidad”.

En contrasentido, los datos oficiales proporcionados el domingo por la tarde no revelan esa “salida” confiable de la cual el mandatario federal habla, puesto que México se acerca con velocidad a los 8 mil decesos, crecen a más de 14 mil los contagios activos y agregó 3 mil 329 casos nuevos en un solo día, misma tendencia que se reedita en Sinaloa con 390 muertes, 710 enfermos activos y 96 casos nuevos hasta el 24 de mayo.

Otro punto a observar es que López Obrador insiste en implementar aquello que él llama “nueva normalidad” y ajusta la acción federal solamente a medidas de prevención en los sectores que terminan el quédate en casa, sin darle importancia a las decisiones de tipo económicas que se requieren para levantar a segmentos productivos que les resulta imposible recuperarse sin los programas de apoyo gubernamental, o proporcionar auxilio alimentario a hogares en extrema pobreza.

El presidente deja en el aire muchas preguntas de los mexicanos. ¿En realidad México va de salida de la emergencia sanitaria por coronavirus? ¿Hacia dónde es dicha salida: a más crisis en salud pública o a la contención segura del SARS Cov-2? ¿Se le puede creer a un gobierno que ha manejado la pandemia con ocurrencias y errores? ¿La gente que regresa a sus trabajos encontrará las condiciones que le garanticen salario, salud y estabilidad laboral? ¿Qué pasará con un millón de personas que según las cifras oficiales perderán sus empleos? ¿Las micro, pequeñas y medianas empresas hallarán la mano del Estado extendida o tendrán que desaparecer debido al abandono? Urge que López Obrador responda.

El Efecto ESPEJO es parte de nuestro boletín de noticias. Suscríbete y recibe los hechos más relevantes de Culiacán, Sinaloa y el mundo directo a tu correo electrónico.

 

 

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

Reporte Espejo