Reflexiones

María Julia Hidalgo

Zona chilanga | Maratón de Escritores…

Voces denunciantes, confesoras, instructivas, metafóricas, fantásticas, soñadoras salieron poderosas de las bocas participantes. No podías sino sentirte contagiado y envuelto en tan mágico momento.

¿Qué crees? Lo único que quise responder es que creo en los pequeños esfuerzos. No respondí. Más bien ignoré su pregunta que seguro tenía que ver con el trending topic en turno: la palma de la avenida, la cancelación del encuentro entre artistas y el presidente, la cachetada de Will Smith. Nada de eso estaba en mi mente. Lo que me invadía de emoción estaba lejos de importarle. Lo que acabábamos de vivir no levantó el rating de ningún medio; sin embargo a los presentes nos había dejado con un halo de gratitud; algo quizá alejado de todo medio. Se trata de lo que se presencia, lo que se recorre y se contagia de oído, de boca. El puro gusto de compartir historias y palabras. Mi cabeza estaba inundada de las vibraciones tan mágicas que se habían provocado en el recorrido del Cuarto Maratón de Escritores en Coyoacán.

Me pregunté cómo es que llegamos hasta aquí, sin ningún recurso económico, sin la alharaca de los medios oficiales, sin remuneración alguna, sin becas, sin premios, sin promesas… todo se ha logrado gracias a la voluntad de un personaje que nació en el Verde, Concordia, pero que tiene su corazón en el mero centro de Coyoacán; me refiero al maestro Óscar Manuel Quezada. Las cosas siempre suceden por algo, en este caso por alguien; por la locura —así la auto denomina— del autor de La casa siempre viva (su libro más reciente). Mi madre siempre ha dicho que para que un pueblo se mantenga limpio cada quien debe barrer su pedazo de calle; en el caso de el maestro Quezada para que la voz de los demás se escuche, para que las letras encuentren un eco, no esperó a que alguien más lo hiciera; simplemente lo hizo. Hace cuatro años echó a andar un proyecto en el que creyó. Lanzó la convocatoria, se unieron voluntades y el primer Maratón de Escritores en Coyoacán se llevó a cabo el 23 de abril del 2019.

Así es como todos hemos encontrado un espacio para mostrar nuestro trabajo, para acompañarnos y vociferar que seguimos haciendo eso en lo que creemos. Así es como este sábado 23 de abril, cuarenta y siete escritores leímos lo que estamos haciendo. Así es como en el marco del Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor, el poeta, también académico del Instituto Politécnico Nacional, dio el banderazo de salida, a las 10:20 de la mañana, en emblemático barrio coyoacanense, con la presencia del Felipe Garrido, Marianne Toussaint, Esteban Ascencio, Marcela Romero, Miguel Mouriño, Astro Damus, y una servidora.

Qué poco cuesta; a veces lo que falta es un poco de entusiasmo y la convicción de que hacerlo vale la pena. El poeta sinaloense se ha dado a esa tarea y, contrario a lo que muchos piensan, existen tantos escritores talentosos con historias guardadas entre las páginas de un libro que ha costado mucho publicar o, todavía, entre las páginas de una libreta. Pero, por fortuna, a un creador nato lo mueven otros intereses, otras chispas lo extasían y conforman su universo creativo. Así que contar con semejantes espacios, donde lo creado encuentre ojos y oídos ávidos, se convierte en sitios virtuoso para el artista.

Entre los participantes se contó con presencias muy jóvenes, y con otras más añosas y expertises. Voces denunciantes, confesoras, instructivas, metafóricas, fantásticas, soñadoras salieron poderosas de las bocas participantes. No podías sino sentirte contagiado y envuelto en tan mágico momento.

Finalmente le respondí: creo en la palabra que provoca belleza, en las acciones que nos hermanan, en el registro que vamos dejando al paso, en el trabajo incansable de todos quienes creen que los sueños no tienen caducidad. Gracias Óscar Manuel Quezada por provocar este encuentro, por hacer posible que recorramos las calles y alcemos la voz, y por hacer posible el Cuarto Maratón de Escritores en Coyoacán 2022. Y como reza su lema: ¡Por tu salud, corre por un libro!

Comentarios: [email protected]

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo