Reflexiones

María Julia Hidalgo

Zona chilanga | Soy tu Lupita

Ayúdame a contarle al mundo sobre tu fértil y abundante cosecha… no me silencies, déjame seguir siendo tu amor chiquito

¡Teocolhuacán de las maravillas!, en qué te has convertido que siento no reconocerte. Soy tu novia, la de siempre. La inofensiva, la devota y amorosa: tu Lupita. No me niegues tres veces, no cortes mis alas. Déjame seguir latiendo, no me eches a tu costal de cosas pecaminosas. Lo único que quiero es seguir caminando tus calles, recorrer tu historia, recordar tus personajes y vivir tus leyendas. Cuántos amores me has quitado, cuántos hijos bajo tierra. ¿Eres feliz con eso? Déjame lucir tu blanco en todas las estaciones, no permitas que el calor reviente el fruto de tus pitahayas y su rojo manche mi voz ahogada. Ayúdame a contarle al mundo sobre tu fértil y abundante cosecha… no me silencies, déjame seguir siendo tu amor chiquito, déjame encontrar al mío porque al perderlo sentí que se torció mi rumbo, el tuyo, el de ellos… el de mis inmaculados recuerdos, mi querido Teocolhuacán. Soy tu Lupita, Colhuacán de los tres ríos, Colhuacán de mis amores, Colhuacán de las maravillas no me avientes al infierno.

Nací en ti, de ti… mas ahora que regreso las culebras descalzas merodean mis pasos y los perros ladran como si nunca antes nos hubiéramos visto.

Comentarios: [email protected]

Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de ESPEJO.

Comentarios

Recientes

Ver más

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo