Liderazgo

Verde Baková, una pasión que se convirtió en negocio

En diciembre de 2019 Verde Baková pasó de emprendimiento a sociedad anónima integrada por Leovy Bak Gaxiola y Edna Fong Payan.

La clorofila es una sustancia común en la vida de Leovy Bak Gaxiola, pero es algo poco habitual para la mayoría de la sociedad. Siempre iba a la escuela con un termo de agua con clorofila y le preguntaban qué era, así es como le surgió la idea de convertir su estilo de vida en un emprendimiento.

Cuando Leovy comenzó a desarrollar su idea, recibió muchos no y se le cuestionó la viabilidad de su proyecto, sin embargo, la clorofila es un producto que forma parte de su vida y su gran pasión, por lo que decidió solo darle importancia a los comentarios que le aportaban y seguir adelante con su aspiración.

Luego de investigar, estudiar y convertirse en experta del tema, le dio identidad a su producto: Verde Baková y comenzó a aplicar en diversas convocatorias e incubadoras para poder fondear su emprendimiento.  

LEER MÁS: Rutas del éxito | Emprender es una carrera de resistencia

En diciembre de 2019 el emprendimiento pasó a ser una sociedad anónima integrada por Bak Gaxiola y Edna Fong. La socia fundadora y presidenta del consejo de la empresa Jaztea dice que se asoció con una persona muy dedicada, muy organizada, por eso tomó esa decisión, al ver que eran buen complemento.

Edna recuerda que una de las ideas que tuvieron en AMMJE fue aprovechar los contactos que tenían de consultores especializados, para apoyar a talentos emprendedores con mentorías y vincularlos con los apoyos que el Gobierno Federal estaba otorgando en ese momento. Leovy fue una de las participantes y ahí es donde Edna conoció el proyecto.

“Yo creo que un ingrediente muy importante en una sociedad son los perfiles y el expertís que traiga cada socio, yo en Leovy vi el complemento que a mi perfil le falta. Entonces, por eso visualicé y dije, yo creo que podemos hacer una buena sociedad. Y por otra parte es en la manera en que trabajas, en unión, yo creo que Leovy y yo siempre hemos estado de acuerdo, cuando no estamos de acuerdo debatimos y ponemos argumentos sobre la mesa”, refiere.

Fong Payan cuenta que le sirve mucho el camino que ya recorrió con Jaztea para evitar tropiezos que pudieran tener en esta empresa, sin embargo, como cualquier modelo de negocio, se pueden tener contras, porque es emprender de nuevo y siempre es un proceso de aprendizaje. Reconoce que ya no son los mismos tiempos como cuando ella empezó con Jaztea, donde el ecosistema empresarial no estaba tan abierto como lo está ahora.

Edna dice que, en este proceso, la principal satisfacción que tiene es el apoyar el emprendimiento en el estado, que con la experiencia y, tal vez también algo de reconocimiento de los emprendedores, empresarios ya consolidados pueden apoyar para hacer más empresarios. “Yo creo que eso es una es una gran satisfacción, el que ellos también puedan desarrollarse y te digo quitándoles del camino algunas de las piedras por las que nosotros pasamos”.

Reconoce que a ella le hubiera gustado tener más personas a su alcance, que le hubieran podido asesorar de forma más abierta, por eso recomienda a los emprendedores que apenas comienzan, que busquen asesorías y se acerquen a quienes ya pasaron por las experiencias que ellos transitan.

También, refiere que un punto muy importante que alguien que va comenzando debe considerar es que el proyecto en el que trabaje sea algo que le apasione, porque los nuevos proyectos requieren de un ímpetu especial.

“Eso de estar buscando motivaciones en otro lugar y no tenerla tú mismo es lo que te lleva a veces a fracasar dentro del emprendimiento, entonces, es buscar primero lo que te apasione y si te apasiona es porque te vas a levantar todos los días, aunque te tropieces y si te tropiezas vas a seguir en el intento hasta lograrlo”, refiere.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo