Economía

Santos de Sinaloa: un mezcal ancestral

Actualmente el emprendedor Edgar Artura Salas se encuentra por incursionar en el mercado del mezcal

En poco tiempo Sinaloa podría abrirse al mercado de la producción de mezcal como ya lo hacen otras entidades, principalmente Oaxaca.

Por disposiciones oficiales, la denominación de origen del mezcal está protegido por las leyes mexicanas, por lo que su producción está permitido solo en ciertos estado del país; esto con el propósito de no ser producida y comercializada indiscriminadamente, y favorecer sobre todo, a los mercados regionales.

Sin embargo, desde hace unos meses el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) autorizó expandir dicha denominación para algunos municipios de Sinaloa que cuentan con tradición en la producción de aguardiente: Mazatlán, Concordia, Rosario y San Ignacio.

Este contexto ha generado un área de oportunidad entre algunos inversionistas y emprendedores que ven en la demanda nacional de esta bebida las bases para diversificar la agricultura sinaloense, pero sobre todo de una manera sustentable.

LEE MÁS: ¿Mezcal sinaloense? Actualmente nuestro estado podría abrirse a este mercado

De esto nos habló el emprendedor Edgar Arturo Salas Mejía, quien promueve su mezcal Santo de Sinaloa, compartiéndonos algunas de sus planes de negocio.

“Nosotros somos una marca nueva, Santos de Sinaloa, aún estamos empezando a maquilar el mezcal en Oaxaca, pero la idea es traerlo al sur de Sinaloa, en los cuatro municipios de denominación de origen”, anunció.

Como participante del programa IncubateMX que promueve la Secretaría de Economía del Estado para apoyar proyectos de negocios enfocados en  jóvenes, Edgar comparte que el valor agregado de su producto es la producción de Santo de Sinaloa de una manera ancestral.

¿Pero qué es producir ancestralmente un mezcal?

De acuerdo a los maestros mezcaleros tradicionales, para producir ancestralmente está bebida es necesario cocer el agave en un honro de tierra, fermentarse en tintas de ayacahuite, que es una especie de pino, y destilarse en alambiques de cobre.

“Producir ancestralmente significa tomar agaves que crecen silvestremente, y el proceso de elaboración es muy diferente: se fermenta en cuero de vaca, se destila en olla de barro, y se machaca el bagazo en tronco”,
nos detalla Edgar.

Actualmente el mezcal Santo de Sinaloa solo se comercializa en línea en su sitio web oficial; y más aún, Edgar nos informa que podría tardar unos cinco años más en que la primera producción de mezcal Santos de Sinaloa producida en tierras sinaloenses sea una realidad, ya que una planta de maguey necesita cinco años en madurar.

LEE MÁS: Sinaloa busca el liderazgo en la producción de Mezcal

“Vamos a trabajar en cooperativas, hay gente que ya tiene terrenos. Por ejemplo, la agricultura en Sinaloa está muy abandonada en el sur del estado, hay terrenos que nos quieren aportar para crecer los agaves. Y sí va haber inversión para generar las vinatas”, anunció.

“Ya tenemos terrenos donde hay agaves, entonces podemos empezar a utilizar esos, como te comentaba, hay una cooperativa”, precisó.

Asimismo, paralelo a la producción de mezcal, Edgar nos comparte que también están en la idea de aprovechar todos los residuos que conlleva la cadena de producción de mezcal, utilizar todos los desechos como el bagazo, las melazas.

Lo anterior para producir también bioplásticos, biocombustible, telas veganas, ya que actualmente dice, grandes empresas internacionales como Ford o Tesla usan piezas elaboradas a base de fibra de agave.

Comentarios

Reflexiones

Ver todas

Especiales

Ver todas

    Reporte Espejo