La bella estafa

Los claroscuros de la industria de la vanidad

En Sinaloa, particularmente en Culiacán, el consumo cobra una partición especial, más aún cuando se trata de productos de la industria de la salud, estética y belleza.

En México la industria de la vanidad es relevante. Según datos de la Cámara de Nacional de la Industria de la Perfumería, Cosmética y Artículos de Tocador e Higiene (CANIPEC) este sector generó ventas en 2020 por más de 22 millones de pesos; en Sinaloa la cifra no es menor, ya que, según datos de la Secretaría de Economía, durante 2019 a 2020 esta industria incrementó y se autorizaron más de 4 mil 400 créditos para establecimientos orientados a una vida saludable y mejorar la apariencia física.  

De acuerdo con los reportes de Economía los negocios que comprenden este sector son diversos, desde restaurantes de comida saludable, gimnasios, spa, hasta clínicas estéticas. El costo de los objetos o servicios de esta industria son elevados, según Statista un procedimiento estético puede ir desde un Botox, en 8 mil pesos, a un aumento de glúteos, en más de 250 mil pesos.

***

Es por esto que han surgido actividades comerciales que por un costo menor prometen lo mismo, tanto en la ropa, calzado, perfumes que son réplica de marcas reconocidas, como en clínicas estéticas que prometen cirugías plásticas más económicas. 

***

Al respecto, el sociólogo Juan Carlos León Ramos explica que, desde el siglo pasado existe un fenómeno mundial que se originó con ‘la sociedad del consumo’, se trata del paso de los individuos entre la abundancia y la escasez, el egoísmo y la pobreza, el derroche y la riqueza, el lujo y la exhibición, la diferencia y el estatus; pero en la entidad, particularmente, con los objetos se busca marcar estilo, moda y tendencias. 

“Se trata más que nada de un consumo de deseos más que satisfacción de necesidades; es decir, buscar las actitudes de deseos y por lo tanto de placer, entonces, mucho de lo que nosotros consumimos en lugar de resolver una necesidad responde a un deseo de sentirnos mejor, de sentirnos más importantes, de sentirnos más populares. 

Y en la belleza sucede lo mismo, en lo estético sucede lo mismo, ahora también traemos un maquillaje, traemos una modificación estética en nuestro cuerpo, que también tiene una duración de tanto tiempo y hay que darle mantenimiento”, advierte. 

Como una manera de dar un vistazo hacia todo lo que abarca la industria de la vanidad, en ESPEJO investigamos tres aristas que son parte de este mercado.

Culiacán: ¿Capital de la vanidad?

Ilustración: Machateo

La industria de la eterna juventud

Ilustración: Machateo

Cirugías estéticas, el negocio más rentable

Ilustración: Machateo

Especiales

Ver todas